Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

ACNUR y el trabajo con los refugiados

ACNUR trabajo

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) nació en diciembre de 1950, tras finalizar la Segunda Guerra Mundial. Su objetivo era ayudar a los europeos desplazados por la guerra, una labor por la que ganó el premio Nobel de la Paz en 1954.

Desde entonces, el trabajo de ACNUR es proteger a todas las personas que se ven obligadas a huir de sus hogares debido a la guerra o la persecución. Por ello, trabaja en distintas áreas para cubrir las necesidades de los refugiados y desplazados del mundo: refugio, educación, nutrición, género, agua y sanidad.

ACNUR y el trabajo en refugio

Un refugio es el espacio que sirve de resguardo a aquellas personas que huyen de conflictos armados, guerras o de la persecución. Estas personas necesitan un techo para refugiarse mientras están a la espera de poder regresar a sus casas. Aunque el refugio se puede entender como una solución temporal, lo cierto es que, de media, una persona refugiada pasa 17 años en un campo de refugiados.

El trabajo principal de ACNUR es dar refugio a los más de 70 millones de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares por culpa de la violencia.

  • 92.400 refugiados fueron reasentados en 2018.
  • 2,9 millones de desplazados retornaron en 2018.
  • El 16% de los refugiados es acogido por países desarrollados.

Educación a los niños refugiados

La educación es otra de las áreas de trabajo principales de ACNUR: acerca el derecho a la educación a los niños refugiados para que no pierdan oportunidades de futuro. Más de la mitad de los refugiados que hay en el mundo son niños y, de los que están en edad escolar, más de la mitad ha dejado de ir a la escuela por culpa de la guerra, la huida o la persecución.

ACNUR trabaja para dar a estos niños acceso a la educación en los campos de refugiados. Construye aulas en los campos, da formación a los profesores y ayuda a las familias a pagar las matrículas y el material escolar.

  • 357.000 niños fueron escolarizados en educación primaria en 2017.
  • 1.936 escuelas construidas o mejoradas.
  • El 61% de los niños refugiados está escolarizado en primaria.

Alimento para las personas desplazadas

Acabar con la desnutrición infantil es uno de los retos de ACNUR, así como proveer alimento para más de 70 millones de personas que lo han perdido todo. Para ello, ACNUR se encarga de repartir raciones de comida en los campos de refugiados con el objetivo de que las personas desplazadas obtengan un mínimo de 2.100 calorías al día. Las malas condiciones de salud de los refugiados que llegan a los campos o la falta de financiación son problemas que pueden complicar esta labor.

  • 176.283 personas asistidas mediante programas especiales contra la malnutrición aguda.
  • 48 campos y asentamientos han conseguido que el nivel de malnutrición aguda descienda por debajo del 10%.
  • Los niveles de anemia entre refugiados han descendido en 21 campos y asentamientos.

Proteger a las mujeres refugiadas

De las personas que se ven obligadas a huir de sus hogares, el 85% son mujeres y niños. La guerra y la persecución obligan a las mujeres a huir de sus hogares y dejar atrás a sus maridos y a sus familias. Se encuentran solas, en el exilio, con la obligación de sacar adelante a sus hijos. Por ello, cuando llegan a los campos de refugiados, ACNUR les ofrece asistencia y apoyo para protegerlas de la violencia de género, sexual y de los abusos.

  • 4.500 refugiadas africanas han recibido asistencia médica.
  • 14 países cuentan con programas de atención a mujeres.
  • Más de 27.000 refugiadas africanas víctimas de violencia sexual han recibido apoyo psicológico.

Dar acceso a agua potable

El trabajo de ACNUR en este sector se centra en proveer servicios de saneamiento a los refugiados, construir letrinas y llevar a cabo campañas de promoción de la higiene. Dar acceso a agua potable reduce los riesgos para la salud y, además, promueve unas condiciones de vida dignas.

  • 250.000 personas han podido beneficiarse de las nuevas instalaciones de agua en 2017.
  • Más de 87.900 bidones para transportar agua entregados.
  • Se instalaron 485 puntos de agua en 2017.

Ayuda médica a los refugiados

ACNUR se encarga de dar a los refugiados acceso a vacunas, medicamentos, asistencia sanitaria y tratamientos. Cuando se da una situación de emergencia, ACNUR hace chequeos médicos a los refugiados, llegando a derivarles a hospitales locales en los casos que lo requieren. Dentro de los campos, se establecen clínicas que dan atención primaria a las familias o les proveen de medicamentos.

  • Más de 2,7 millones de paquetes de higiene básica entregados en 2017.
  • 370.322 refugiados recibieron asistencia médica secundaria y terciaria en 2017.
  • Más de 86.800 mosquiteras entregadas en 2017 para prevenir la malaria.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *