Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Los derechos de la infancia que debes conocer

derechos de la infancia

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Las personas tienen una serie de derechos llamados derechos humanos. Son iguales para todos y no hacen distinción por la raza, la lengua, la discapacidad, la nacionalidad o el sexo, entre otros aspectos. Además, los niños tienen una serie de derechos de la infancia que te contamos en qué consisten y cómo se protegen.

La Convención sobre los derechos del niño fue aprobada en el año 1989 por Naciones Unidas y contempla los derechos y deberes de los menores de 18 años. Su cumplimiento es obligatorio para todos los estados que la firmaron y deben informar al Comité de los Derechos del Niño sobre las acciones que realizan para su aplicación.

¿Cuántos tipos de derechos de la infancia existen?

En general, podemos agrupar los derechos de la infancia en tres grupos:

  • Los derechos relativos a la protección, como el derecho a la vida o el derecho a ser protegido contra todo tipo de abuso, violencia o explotación.
  • Los derechos de provisión, como el relativo a un medio ambiente limpio y sano, o a disponer de los recursos para un correcto desarrollo físico, mental y social.
  • Los derechos de participación, como el derecho a la nacionalidad y la identidad.

Todos los derechos recogidos en la Convención sobre los derechos del niño se basan en cuatro pilares básicos:

  • La no discriminación.
  • El interés superior del niño, es decir, todo aquello que le hace falta a un niño para estar bien (educación, cariño, alimentación etc.).
  • El derecho a la vida.
  • El derecho del niño a participar en las situaciones que le afecten.

Los 5 derechos de la infancia más importantes

La Convención sobre los derechos del niño se aplica a toda persona menor de 18 años, salvo que, por aplicación de alguna ley, haya alcanzado antes la mayoría de edad.

Entre los derechos de la infancia que regula la convención, podemos destacar los 5 siguientes:

  • El derecho a jugar. La convención reconoce en su artículo 31 el derecho del niño al descanso, al esparcimiento, al juego y a participar en las actividades recreativas propias de su edad. El juego es una parte esencial del desarrollo de cualquier niño y ayuda a que cada niño tenga una infancia saludable, desde el punto de vista físico y de las emociones.
  • El derecho a la salud. En la convención se regula el derecho de todos los niños al más alto nivel de salud y a que tenga acceso a los servicios médicos en caso de enfermedad. Para garantizar este derecho, los estados que firman el convenio adquieren los siguientes compromisos:
    • Reducir la mortalidad infantil.
    • Asegurar la atención médica.
    • Combatir enfermedades y la malnutrición.
    • Asegurar la atención sanitaria prenatal y postnatal para las madres.
    • Asegurar que los padres y los niños, así como todos los sectores de la sociedad conozcan los principios básicos de salud y nutrición de los niños.
    • Orientar a los padres en materia de planificación familiar.
    • Abolir las prácticas tradicionales que sean perjudiciales para la salud de los niños.
  • El derecho a un nombre. Todos los niños tendrán desde su nacimiento el derecho a un nombre, a una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer y ser cuidado por sus padres.
  • El derecho a la educación. Los estados firmantes del convenio deben  llevar a cabo acciones para tomar las siguientes medidas:
    • Implantar la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos.
    • Fomentar el desarrollo de la enseñanza secundaria.
    • Hacer que la enseñanza superior sea accesible a todos.
    • Facilitar el acceso de los niños a la orientación en la educación.
    • Reducir la tasa de abandono escolar.
  • El derecho a no trabajar. En la convención se reconoce el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra la realización de trabajos que puedan ser peligrosos o perjudicar su salud o su educación.

El objetivo de todos estos derechos es que los niños tengan una infancia feliz y sana, en igualdad de condiciones con independencia de su sexo, religión o nacionalidad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 4,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *