Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

El ser humano como ser social a lo largo de la historia

el ser humano como ser social

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

El filósofo griego y padre de la cultura occidental, Aristóteles, bautizó al ser humano como un animal social. Aunque Aristóteles creó el concepto, es algo fácil de comprobar observando la evolución de la especie humana a lo largo de la historia. El ser humano, como ser social, siempre conformó comunidades desde los primeros restos fósiles que se conservan de pequeños grupos que lograron evolucionar desde África, hasta las enormes urbes en las que las personas siguen buscando generar pequeñas comunidades aún en los entornos más hostiles.

Los pequeños grupos cazadores recolectores

Las distintas especies de homínidos que precedieron o llegaron a convivir con los humanos a lo largo de la prehistoria conformaron comunidades de pequeños individuos. Algunos fueron nómadas y viajaron por distintas regiones del planeta en busca de alimentos accesibles, seguridad frente a los depredadores y un buen clima.

Otros encontraron refugio en cuevas que se mantuvieron pobladas durante siglos de manera continuada. Poco sabemos del funcionamiento interno de estas comunidades ancestrales y lo poco que hemos podido descubrir ha sido gracias a los materiales y herramientas que usaban y se han conservado hasta nuestros días. Lo que resulta indudable es que la solidaridad y el apoyo mutuo entre los miembros de la comunidad resultó un elemento indispensable para que estas especies perduraran durante más o menos tiempo.

El neolítico y las primeras ciudades

Con el descubrimiento y consolidación de la agricultura, las comunidades humanas comenzaron a asentarse y a hacerse más numerosas y complejas. Se formaron ciudades con jerarquías sociales y el comercio comenzó a desarrollarse entre distintos grupos humanos.

De las ciudades surgieron grandes imperios que excedieron los límites de las comunidades humanas, que siguieron desarrollándose en torno a grupos familiares o de pocos individuos al margen de las estructuras que se formaban sobre ellos.

La formación de los estados-nación

Tras un largo periodo en el que los imperios de la antigüedad se desmoronaron y el poder se volvió a fragmentar en pequeñas comunidades rurales, desde el siglo XIX se fue imponiendo una forma de organizar a las comunidades humanas de todo el planeta: el estado-nación. Basados en culturas compartidas de las que surgieron nuevos estados o bien creando culturas homogeneizadoras para antiguos estados medievales, el mapa del mundo se fue dividiendo hasta adoptar las actuales fronteras a lo largo de los siglos XX y XXI.

Instituciones internacionales y comunidades de base en la actualidad

En la actualidad, vivimos un doble proceso por el cual los estados-nación van cediendo su soberanía a estructuras internacionales como la Unión Europea, la ONU u otro tipo de entidades multinacionales.

Mientras, se está produciendo un retorno a las comunidades de base y a la recuperación de culturas regionales como reacción a este proceso de globalización. En cualquier caso, no se trata de un proceso nuevo, sino de la histórica tendencia del ser humano, como ser social, a buscar refugio y acomodo en comunidades de iguales.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(3 votos, media: 3,67 de 5)

Comments

  • Pues que el ser social es una realidad que unos necesitamos de otros por que no siempre podemos o vamos hacer las cosas solos a fuerza necesitamos de otra persona y también por que el ser humano es esencialmente comunicativo por compartirse y dejar compartir.

  • Pues haci como el ser social a ido avanzando desde un pequeño grupo de cazadoreshasta instituciones internacionales y comunidades de base en la actualidad

  • durante la marginación hacia el hombre por el propio hombre, ha provocado una emigracion masiva de las personas alejandolos de su lugar de origen provocando la discriminación de la propia raza humana.
    debemos pensar más en el bienestar de nuestros propios pueblos para encontrar una estabilidad de nuestra nación…

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *