Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Hambruna irlandesa y crisis de refugiados en el siglo XIX

hambruna irlandesa iStockphoto

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Muchas personas creen que las crisis alimentarias y el desabastecimiento de recursos básicos son problemas exclusivos de los países en vías de desarrollo o que han estado marcados largo tiempo por las guerras. Sin embargo, hasta hace poco tiempo nosotros también éramos víctimas directas de ello. ¿Te suena de algo la hambruna irlandesa?

¿Qué fue exactamente la hambruna irlandesa?

El 16 de mayo, los irlandeses conmemoran una fecha a la que han denominado el Día Nacional de la Gran Hambruna, una crisis alimentaria que marcó el destino de muchas familias y que forma parte de la memoria colectiva del país.

La patata fue, desde los inicios del siglo XIX, el principal producto agrícola irlandés. De su cultivo dependían más de 3 millones de campesinos, la mayoría de ellos asentados en las zonas más pobres del país. El peso de este producto en la agricultura era notorio.

Sin embargo, a finales de 1845, una misteriosa plaga atacó las plantaciones de patata hasta extenderse por regiones enteras en cuestión de semanas. La economía de las familias campesinas se vino abajo y en los siguientes meses ya era evidente que el país se enfrentaba a una crisis alimentaria de grandes proporciones.

A esto se sumaron las disputas políticas que Irlanda mantenía desde hacía décadas con el Gobierno británico, país del que formaba parte entonces, y que sin duda fueron un gran obstáculo para dar solución a la que desde entonces se llamó hambruna irlandesa.

¿A dónde fueron los sobrevivientes de la hambruna irlandesa?

Según algunos investigadores, alrededor de 2,4 millones de irlandeses murieron durante la crisis. Los que no encontraron refugio en las grandes ciudades de Irlanda y el Reino Unido migraron hacia el resto de Europa y América, principalmente a Nueva York, una ciudad en pleno auge industrial que acogió a cerca de 650.000 irlandeses.

No obstante, las condiciones en las que vivieron los primeros años distaban mucho de las que gozaban en sus hogares. Vivían en sótanos mohosos, tenían empleos de baja calidad y sufrían numerosas enfermedades, principalmente los niños y los ancianos.

Otros tantos murieron en su intento por alcanzar las costas de Quebec, en Canadá. La hambruna irlandesa dejo en total 4,5 millones de refugiados.

Hambruna irlandesa y crisis de refugiados actual

Aunque la hambruna irlandesa y la actual crisis de refugiados no tienen el mismo origen, son comparables en la medida en que están asociadas a crisis humanitarias que han obligado a millones de personas a huir de sus hogares.

De hecho, se puede hacer un paralelo con otras crisis alimentarias que hemos vivido en las últimas décadas, como por ejemplo la del Cuerno de África.

En el año 2011, esta región africana sufrió una de las crisis alimentarias más hondas de las que se tiene noticia. Afectó directamente a países como Somalia, Etiopía y Kenia e indirectamente a otros como Yibuti y Sudán.

La sequía de cultivos y las condiciones de extrema pobreza de muchas regiones fueron las principales causas de esta situación de emergencia, que dejó miles de víctimas mortales y unos 760.000 refugiados que huyeron a países de la zona o de otras latitudes.

En cuanto a los refugiados, los 4,5 millones de irlandeses que abandonaron sus hogares huyendo de la pobreza también se pueden comparar con los casi 5 millones de sirios que han huido de su país por culpa de la guerra.

Ayuda a los refugiados

Tipo de aportación
¿Qué cantidad mensual?
Alimento para 1 niño refugiado durante 7 meses
Escolarización de 12 niños refugiados durante 1 año
Acceso médico para 4 familias durante 1 año
Otra cantidad
¿Qué cantidad puntual?
Leche F75 para un bebé durante 12 días
Lonas de plástico para reforzar 8 refugios
Suplemento nutricional para 7 niños durante 2 meses
Otra cantidad
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *