Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Migrantes y refugiados, diferencias y puntos en común

migrantes y refugiados

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Desde comienzos del presente siglo, los flujos migratorios desde el sur global hacia Europa y Estados Unidos no han hecho más que aumentar. Las causas que mueven a migrantes y refugiados a abandonar sus países de origen y emprender un camino en ocasiones muy peligroso y con final casi siempre incierto son variadas.

Sin embargo, a pesar de ser términos que son habitualmente confundidos, migrante y refugiado no son sinónimos y la diferencia entre ambas categorías puede tener un impacto enorme para las personas que llegan a un nuevo país.

En términos estrictos, un migrante es todo aquel que se traslada desde el lugar en el que habita a otro diferente. Suele emplearse para referirse a personas que abandonan su país para vivir en otro, habitualmente precedido del prefijo in- o e-, dependiendo del punto de vista del que lo defina. Sin embargo, es perfectamente válido para definir a personas que se trasladan dentro de un mismo país, por ejemplo los que migran desde el campo a las ciudades.

Refugiados

Refugiado, por su parte, es una persona que, siguiendo la definición de la Convención de Ginebra de 1951:

“Debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él”.

Las recién fundadas Naciones Unidas aprobaron la creación de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) el 14 de diciembre de 1950. Su misión era ayudar a los europeos desplazados por la Segunda Guerra Mundial a reasentarse. Se le dio un plazo de tres años para completar su mandato, pero pronto se vio que la tarea no podría llevarse a cabo en un plazo tan corto.

En la actualidad, las guerras, la persecución política y la violencia arbitraria han llevado a un número nunca antes visto de personas a tener que huir de sus hogares en busca de seguridad para ellos y su familias.

En su informe anual Tendencias Globales, la Agencia de la ONU para los Refugiados descubrió que 68,5 millones de personas habían sido expulsadas de sus hogares en todo el mundo a fines de 2017, más personas que la población de Tailandia.

Migrantes

Aunque técnicamente, siguiendo la definición anterior, un refugiado es también un migrante, no todo migrante es un refugiado. Muchas de las personas que migran no lo hacen movidos por una necesidad de salvar sus vidas, sino en busca de una vida mejor y con más oportunidades. Es lo que se conoce como migrantes económicos.

Estas personas, a pesar de estar en su derecho de buscar una vida mejor, no pueden acogerse al asilo, una figura legal creada para proteger específicamente a las personas víctimas de conflictos armados y persecución política.

Sin embargo, en los últimos años, se está peleando por el reconocimiento como refugiados a aquellas personas que huyen de las consecuencias del cambio climático. Actualmente, ACNUR calcula que 26’4 millones de personas han huido por fenómenos naturales como la sequía de Somalia de 2011.

Estas personas huyen de las consecuencias medioambientales de la acción humana. Un fenómeno que, además, es generalmente provocado en los países desarrollados, pero que sufren particularmente los más pobres.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *