Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

El mundo de los niños: ¿cómo lo ven?

el mundo de los niños istockphoto

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

¿Te acuerdas de cuando tenías curiosidad por todo? ¿Cuando nada te daba miedo? ¿Cuando el mundo era un auténtico misterio? En el momento en que nos convertimos en adultos comenzamos a perder esa forma de ver la vida que teníamos; el mundo de los niños queda atrás, pero en ocasiones es preciso recordarlo y sentirnos como entonces.

New Call-to-action

El mundo de los niños recién nacidos

Los bebés utilizan dos sentidos fundamentales para orientarse: el oído y el olfato. El sentido de la vista tarda más tiempo en desarrollarse y suelen ver borroso todo lo que está más allá de su brazo. Poco a poco irán fijándose en los detalles, pero inicialmente reconocen objetos como el chupete o un peluche. Un día llegará la primera sonrisa y empezaran a tener sus primeros contactos sociales.

El descubrimiento a partir de los seis meses

Un niño de seis meses comienza a tener un radio de acción más grande y ya empezará a moverse y a descubrir cosas nuevas. Comenzará a descubrir objetos y a tocarlos, comprobará que si mueve la cabeza aparecen cosas nuevas y que pasan cosas increíbles en el mundo que lo rodea.

Su vista mejora y empieza a medir las distancias y a reconocer a sus padres y hermanos. El mundo por explorar crece cuando empiezan a gatear. Al llegar a los nueve meses, sus sentidos funcionan como los de una persona adulta.

Los primeros pasos hacia todas las cosas interesantes que hay cerca

Con un año, los niños empiezan a dar sus primeros pasos y el mundo se llena de cosas interesantes que se pueden alcanzar y tocar. En este momento se enfrentan a un dilema: estar con las personas que les proporcionan seguridad (papá y mamá) o ir por ahí a investigar. La curiosidad les ayudará a aprender y a desarrollar su inteligencia.

Ya soy mayor

Cuando los niños cumplen dos años confían mucho en sí mismos, no comprenden por qué sus padres no les dejan hacer determinadas cosas; solo quieren explorar y hacer muchas cosas divertidas. Poco a poco empiezan a adquirir rutinas en su vida diaria como irse a la cama a una hora determinada y lavarse antes los dientes.

El mundo no tiene fronteras

Llega un momento en el que el mundo de los niños no tiene ninguna frontera y la fantasía y la imaginación invaden todo lo que los rodea. A la vez, ese mundo da algo de miedo. Puede que algún objeto se mueva, que haya algo debajo de la cama, que en la oscuridad ocurra algo. A los niños les cuesta distinguir entre fantasía y realidad y ven cosas que los adultos no ven: un barco pirata en el sofá del salón, unas hadas que se esconden en el armario.

Ese mundo fantástico les ayuda a divertirse, a fomentar su autoestima y a crear relaciones con otros niños con los que comparten esas fantasías. La imaginación de los niños es desbordante y a veces es necesario que nos sumerjamos en ese mundo infantil para recordar cómo nos sentíamos cuando éramos pequeños y todo estaba por descubrir.

New Call-to-action

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Comments

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *