Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Plasmodium, el parásito causante de la malaria

Plasmodium

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

El plasmodium es un género de protozoos de tipo parasitario que causa la enfermedad de la malaria, también conocida como paludismo. Se trata de parásitos del tipo intracelulares y que se multiplican dentro del organismo de un ser humano a través de la picadura de mosquitos del género Anopheles.

Justamente el mosquito es uno de los huéspedes principales del plasmodium durante su ciclo vital. El otro es el ser humano. Y de las 175 especies diferentes de plasmodium que existen en el mundo, sólo cuatro son las que provocan en el hombre la enfermedad de la malaria: P. falciparum, P. malariae, P. ovale y P. vivax. La primera es la más peligrosa y violenta, la causante de los mayores casos de mortalidad.

La malaria en el mundo

Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud sobre esta enfermedad producida por el plasmodium, se cree que 3.200 millones de personas están en riesgo de infección en todo el mundo y, por lo tanto, de sufrir la enfermedad. Esta cifra abarca una totalidad de 97 países, donde el principal continente afectado es África, sobre todo la parte subsahariana.

Las campañas de concienciación en las zonas de mayor riesgo son fundamentales para alertar a la población civil que se encuentra expuesta al parásito del plasmodium.

Cómo prevenir y tratar la malaria

Los habituales síntomas de la malaria son los constantes vómitos, dolores de cabeza y altos índices de fiebre. Y suele manifestarse en un periodo que va entre los 10 y los 14 días posteriores a la picadura del mosquito.

Si no se la detecta a tiempo puede llegar a ser mortal, ya que afecta de manera directa a la alteración del aporte que hace la sangre a todos los órganos vitales del cuerpo humano. Y la prevención aparece como un factor fundamental para evitar a toda costa que el mosquito aloje el parásito del plasmodium.

Las zonas tropicales de África son las más propensas a la malaria, por lo que siempre se recomienda prevenir con la incorporación de mosquiteras tratadas con insecticidas en todas las casas, además de uso de vestimenta que cubra la mayor parte del cuerpo de las personas y diferentes tipos de repelentes de mosquitos que se aplican en la piel o que se coloquen en los ambientes del hogar.

Una vez que la persona fue picada por el mosquito, la OMS recomienda como tratamiento la aplicación de artemisinina (TCA) en casos que no impliquen demasiada gravedad y artesunato inyectable para los pacientes con paludismo grave.

El trabajo de ACNUR contra el plasmodium

ACNUR tiene abierta una campaña permanente para que aquellas personas que puedan ayudar desde cualquier parte del mundo a combatir el paludismo con una mínima aportación.

Donando solo 5€, estarás ayudando a que un niño en África pueda acceder a una mosquitera adecuada para evitar el contacto con el mosquito que transmite el plasmodium y que genera la enfermedad de la malaria.

Todavía 1 de cada 3 personas en África no tiene acceso a mosquiteras. En 2017, ACNUR consiguió enviar a emergencias un total de 594.671 mosquiteras. Y, al año siguiente, se repartieron 1,5 millones.

Durante 2019, tu aporte puede servir para salvar muchas vidas y combatir un problema que reviste un alto grado de gravedad. Con solo 5€ al mes, 12 niños estarán libres de malaria, con lo que ayudarás a detener la propagación de la enfermedad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *