Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

¿Cómo prevenir la próxima hambruna en África?

hambruna en africa

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Las últimas décadas del siglo XX y la primera del XXI fueron un éxito en cuanto a la lucha contra el hambre en el mundo. Sin embargo, desde 2015, el estallido de una serie de conflictos armados y el empeoramiento de las condiciones climatológicas por el calentamiento global han hecho que el hambre aumente en África. Urgen medidas de gran calado para evitar una gran hambruna en África.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula, con datos de 2016, que 224 millones de personas pasan hambre en África subsahariana, lo que supone el 25 por ciento de los 815 millones de personas que no tienen una buena alimentación en el mundo.

“Hay factores determinantes que han llevado a este aumento del hambre”, explica Bukar Tijani, Subdirector General y Representante Regional de la FAO para África. “Ha incrementado la inseguridad alimentaria severa en la región a causa de las condiciones climáticas adversas y los conflictos -que a menudo coinciden a la vez”.

El cuerno de África y Nigeria

En 2011, Somalia padeció una hambruna que acabó con la vida de 250.000 personas y provocó un desplazamiento masivo. Entre los principales motivos estuvo la violencia provocada por el conflicto armado que padece desde hace décadas el país y la grave sequía a la que se enfrenta toda la región.

La situación, lejos de haberse solucionado, es de un riesgo aún mayor al de 2011: “La situación, resultado de las sequías y del grave déficit de financiamiento humanitario, hace pensar que la crisis es inevitable e incluso peor que la de 2011”, aseguró el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards en Ginebra.

“La inseguridad en Somalia incrementa el desplazamiento interno y el nivel de malnutrición es muy alto, especialmente entre niños y madres lactantes; en Etiopía, la malnutrición aguda entre los niños de entre 6 meses y 5 años refugiados es hasta de un 79%”, agregó Edwards.

En la costa opuesta del continente, en Nigeria, el riesgo de hambruna es también muy alto por motivos similares. La combinación de un aumento y duración de las sequías con los devastadores efectos de un conflicto armado están generando una situación que puede estallar en cualquier momento.

En total 20 millones de personas están en áreas afectadas por la sequía y 4,2 millones de ellos son refugiados. “Las cosechas se pierden una tras otra y el conflicto combinado con la sequía en Sudán del Sur influye en el aumento de la hambruna y los refugiados”, declara Edwards.

La esperanza a la que agarrarse

Etiopía fue escenario de una de las peores hambrunas de la historia en los años 80, cuando cerca de un millón de personas perdieron la vida debido a una terrible sequía. Desde entonces, el Gobierno etíope ha tenido como principal prioridad implementar políticas que eviten una nueva hambruna en el país.

Partiendo de la premisa de que una agricultura desarrollada da seguridad alimentaria  es la mejor arma para resistir las duras sequías de la región, en 2010 creó la Agencia de Transformación Agraria de Etiopía, encargada de fomentar la productividad de este sector.

Se ha desarrollado igualmente un programa de mejora de las infraestructuras agrícolas, con nuevos sistemas de regadío y accesos a agua potable y segura para las zonas rurales.

Los resultados de estas políticas han dado sus frutos y, a pesar de la sequía que padeció el país en 2016, se logró evitar que esta generase una nueva hambruna. Ahora Etiopía se ha convertido en el modelo para todos los países potencialmente en riesgo de sufrir hambrunas y un ejemplo de desarrollo agrícola en el continente africano.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 3,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

" "