Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

¿Qué es el déficit fiscal?

deficit fiscal Istock foto

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

La palabra déficit se refiere a una carencia de algo y en el ámbito económico del Estado puede implicar que se ha gastado más de lo que se ha ingresado. En el ámbito fiscal se habla de déficit fiscal cuando los ingresos por impuestos y otras fuentes son inferiores a los gastos públicos en un periodo de tiempo determinado (por lo general, un año).

En el caso en que el gasto sea igual a los ingresos, se habla de presupuesto equilibrado y si los ingresos son superiores a los gastos se denomina superávit.

La diferencia entre déficit fiscal y deuda pública

Es importante no confundir el déficit fiscal con la deuda pública. Esta última está formada por las deudas que el Estado central, las comunidades autónomas, los Ayuntamientos, las entidades locales y la Seguridad Social contraen con empresas o particulares del sector privado, ya sean españoles o extranjeros durante varios periodos, es decir, se trata del déficit que han acumulado.

Los ingresos que obtiene el Estado provienen de varias fuentes:

  • Los impuestos: el impuesto sobre la renta de las personas físicas, el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto sobre bienes inmuebles o el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, entre otros.
  • La venta de recursos naturales (petróleo, gas o electricidad).
  • El préstamo de dinero a otros países. El ingreso, en este caso, proviene de los intereses que se hayan pactado con el país prestatario.

Esos ingresos se invierten, a su vez, en los siguientes conceptos (entre otros muchos):

  • Gastos de recursos humanos (funcionarios).
  • Inversión en infraestructuras y servicios (carreteras, aeropuertos, parques, educación, sanidad).
  • Pago de los intereses de la deuda que otros países han comprado.
  • Seguridad nacional.

 Qué se hace ante el déficit fiscal

Generalmente, cuando un país no logra cubrir los gastos públicos con los ingresos derivados de los impuestos y de otras fuentes, tiene tres formas de actuar:

  • Aumentar los impuestos.
  • Emitir nueva moneda.
  • Vender deuda pública (dentro o fuera del país).

Las tres medidas pueden tener consecuencias en el futuro y afectar a la economía; por ese motivo, si un país afronta una situación de déficit fiscal, estudia muy bien la situación y toma la decisión más conveniente en función de la situación en la que se encuentra.

Por otra parte, esas medidas deben ir acompañadas de una disminución del gasto público a través del control presupuestario, lo que puede suponer la reducción de los sueldos de los funcionarios o la eliminación de determinados servicios. Es decir, todas las medidas encaminadas a lograr la reducción del gasto público seguramente serán impopulares.

La situación del déficit público en España

El déficit público en España se redujo en un 19,5% durante los primeros seis meses de 2017, lo que equivale al 2,32% del PIB. La reducción del déficit se produjo como consecuencia del aumento de los ingresos, que se incrementaron en un 4,5%, frente a los gastos, que crecieron un 1%.

Por su parte, los ingresos tributarios aumentaron un 5,6% y los derivados de las cotizaciones a la Seguridad Social lo hicieron un 4,9%.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *