Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Salvar el mundo: guía para conseguirlo

Salvar el mundo

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

En alguna ocasión todos nos hemos preguntado qué podemos hacer para mejorar las cosas: cómo podemos contribuir a acabar con la pobreza extrema, cómo podemos luchar contra la injusticia y la desigualdad, cómo podemos contribuir para que el problema del cambio climático no vaya a más. En definitiva, ¿cómo podemos salvar el mundo?

Aunque parece muy difícil que los ciudadanos podamos influir en un verdadero cambio con nuestras acciones cotidianas, lo cierto es que cada acción individual contribuye a un fin colectivo. Más de 150 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo aplican desde 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible para cumplir con la Agenda 2030. Entre estos objetivos se encuentran el hambre cero, la igualdad de género, acción por el clima y paz y justicia.

Con el fin de animar a los ciudadanos a que contribuyan para obtener resultados, Naciones Unidas ha recopilado una serie de acciones, divididas en cuatro niveles, para que todos ayudemos a salvar el mundo.

Nivel 1: salvar el mundo sin moverse del sofá

Hay muchas cosas que podemos hacer sin apenas movernos del sofá. Son acciones y rutinas que podemos incorporar a nuestro día a día: si todos nos comprometemos, podemos lograr el cambio.

  • Utilizar regletas. Si enchufamos los electrodomésticos a una regleta, podremos desconectarlos por completo cuando no los estemos utilizando. Esto ayuda a ahorrar energía.
  • Pasarse a las facturas online. Muchas compañías y bancos dan la opción de pagar facturas online o a través del teléfono móvil, reduciendo el consumo de papel.
  • Apagar la luz. Es importante no dejar luces encendidas en habitaciones que no se están utilizando. Otra opción es apagar luces que no necesitamos, como por ejemplo la luz de la habitación cuando estamos viendo la televisión o utilizando el ordenador.
  • Comprar en empresas ecológicas o que estén comprometidas con el medio ambiente.

Nivel 2: ayudar al planeta desde casa

A nivel familiar y del hogar, la ONU aporta recomendaciones relacionadas con el consumo y la eficiencia energética.

  • Secar las cosas al aire. Es mejor dejar que el pelo y la ropa se sequen de forma natural; así evitaremos tener que encender máquinas. Al lavar la ropa, la carga debe estar completa para una mayor eficiencia energética.
  • Ducharse en vez de bañarse. Una ducha de entre 5 y 10 minutos consume muchos menos litros de agua que darse un baño.
  • Reciclar. Cuando reciclamos papel, plástico, vidrio y aluminio ayudamos a que los vertederos dejen de crecer. También podemos comprar alimentos cuyo empaquetado plástico sea mínimo.
  • Usar electrodomésticos eficientes. Los electrodomésticos nuevos tienen un consumo energético más eficiente que el de los electrodomésticos viejos. Utilizar bombillas de bajo consumo también ayuda a reducir el consumo.

Nivel 3: mejorar el planeta fuera de casa

Una vez vistos los dos primeros niveles, centrados en acciones individuales y en el hogar, podemos tomar acción fuera de casa para mejorar el planeta.

  • Desplazarse en transporte público, bicicleta o andando. Es mejor no utilizar el coche a no ser que tengamos un grupo grande de personas.
  • Usar productos reutilizables. Las botellas de agua de cristal tienen más de un uso, así como las tazas de café reutilizables. De esta forma estaremos ayudando a reciclar plástico.
  • Llevar nuestra propia bolsa a la compra. Para reducir el consumo de plástico podemos optar por llevar nuestra propia bolsa de tela cuando vayamos a hacer la compra.
  • Donar lo que no utilicemos. Podemos donar a organizaciones benéficas todas aquellas cosas que ya no utilicemos. Así estaremos ayudando a las personas que más lo necesitan.

Nivel 4: salvar el mundo desde el trabajo

El último nivel corresponde a las acciones que podemos llevar a cabo en nuestro puesto de trabajo.

  • Asesorar a los jóvenes. Una manera de reducir la desigualdad y orientar a las personas para mejorar su futuro es asesorando a los jóvenes en los puestos de trabajo.
  • Usar la calefacción y el aire acondicionado de forma eficiente. Es importante mantener una temperatura adecuada para la eficiencia energética. En verano, la temperatura ideal está entre los 23ºC y los 26ºC. En invierno, entre los 20ºC y los 24ºC.
  • Promover la sostenibilidad. Dejar de lado los cubiertos y vasos de plástico es una buena manera de reducir el consumo de este material en la oficina.
  • Apostar por la igualdad. Las mujeres ganan entre un 10% y un 30% menos que los hombres en el mismo puesto de trabajo debido, entre otras cosas, a la reducción de jornada o la contratación a jornada parcial. El 25% de todo el empleo femenino en España es a media jornada, frente al 8% de los hombres. Entre todos debemos trabajar para disminuir la desigualdad en nuestra vida diaria.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *