Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Tubos de invernadero con material reciclado

tubos invernadero iStockphoto

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

El reciclaje de productos y materiales es una actividad que ofrece muchísimas opciones. No solo se trata de diseñar y elaborar productos decorativos o complementos para el hogar; también podemos intentarlo con construcciones domésticas como los tubos de invernadero hechos con material reciclado. ¿Qué te parece la idea?

Invernaderos con tubos reciclados: importancia y usos

Un invernadero es una construcción que permite controlar la temperatura, la humedad, la luz solar y otros factores ambientales que de una u otra forma influyen en el cultivo de plantas, árboles u otras especies.

Generalmente se construyen en grandes áreas destinadas a la agricultura, aunque eso no significa que no podamos elaborar uno propio en nuestro jardín si somos partidarios de cultivar alimentos u otros productos vegetales.

Si bien el vidrio es uno de los materiales más empleados en este tipo de construcciones, también podemos echar mano de otros como el plástico, concretamente de los tubos de material que hayan cumplido un primer ciclo de uso y que se conservan en buen estado.

Más allá de ser un recurso, esta es una práctica que puede contribuir a la conservación y el cuidado del medioambiente, sobre todo si tenemos en cuenta que el plástico es uno de los materiales que más tarda en desintegrarse y en cuya fabricación tienen lugar procesos químicos contaminantes.

Por lo tanto, usar tubos reciclados para construir tu invernadero es una contribución más importante de lo que en principio crees. ¿Te lo habías planteado de esa manera?

Pasos para construir un invernadero con tubos reciclados

Pero vayamos al grano, es decir, describamos los pasos básicos para la construcción de un invernadero con tubos reciclados. Veamos el proceso:

  1. Elegir el tipo de tubo

Lo primero es elegir un tubo adecuado para el invernadero que queremos construir. El más conocido es el tubo de riego de 4 cm de diámetro, que es el que se suele emplear en otro tipo de instalaciones. Sin embargo, no es el único de la lista; también puedes recurrir a tubos de menor diámetro, que tendrán, a su vez, una mayor consistencia y resistencia.

  1. Unir los tubos y dar forma a la construcción

El siguiente paso consiste en recortar y juntar todos los tubos seleccionados de tal manera que den forma al invernadero. Aunque todavía no hayas colocado el material que recubrirá la construcción, al unir los tubos debe quedar esbozada la forma de esta, su altura y profundidad.

  1. Recubrir el invernadero

Una vez que tengas la estructura montada a base de tubos de reciclaje, lo siguiente es añadir el material que recubrirá el invernadero como tal. El plástico es el más habitual; de hecho, si también es de origen reciclado, el aporte medioambiental será doble. Procura que dicho material recubra en su totalidad la estructura, pues solo de esta forma tendrás pleno control de la temperatura, la humedad, la cantidad de luz y el resto de los factores que influyen en el cultivo de las plantas. No olvides dejar una abertura que sirva como entrada y salida de la construcción.

 

Durante el proceso de construcción de un invernadero con tubos reciclados no debes olvidar materiales secundarios como tornillos, tuercas, ángulos de hierro galvanizado, abrazaderas, placas de unión y pegamento, entre otros.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 5,00 de 5)

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *