Emergencias

El cambio climático y los desastres provocan cada vez más desplazamientos

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
28 Junio 2019

Los riesgos de desplazamiento por desastres naturales se han duplicado desde 1970

El conflicto no es la única causa de los desplazamientos. Además de por los graves abusos contra los derechos humanos, las personas están en movimiento debido a la pobreza extrema, al colapso de los medios de subsistencia tradicionales en un contexto de globalización y rápida urbanización, los efectos del cambio climático, los desastres naturales y la degradación ambiental.

Muchos de los desplazamientos que se producen actualmente en el mundo se podrían explicar por causas que tienen que ver con el clima y con los desastres naturales. El aumento generalizado de las temperaturas o la subida del nivel del mar debido al deshielo de los polos son solo algunas de las consecuencias derivadas del cambio climático.

También los son las sequías, las inundaciones o la desertificación que arruinan cosechas, agravan las consecuencias de la guerra y obligan a miles de personas en todo el mundo a abandonar sus hogares. Somalia, Yemen y Sudán del Sur son ejemplos dramáticos de esta situación.

El cambio climático tendrá un impacto a largo plazo en la vida de la gente, las ciudades y las comunidades. En el caso de la pérdida de un territorio completo de un Estado, o si un territorio se vuelve completamente inhabitable como consecuencia de los efectos adversos del cambio climático, también puede surgir el riesgo de apatridia.

ACNUR también trabaja para dar protección internacional a aquellas personas que forzosamente tienen que desplazarse debido al clima o a desastres.

Refugiados climáticos, un término confuso

La denominación refugiado climático no está contemplada en el derecho internacional, por lo que tampoco existen datos exactos sobre el número de personas que abandonan sus hogares como consecuencia del cambio climático.

Según la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, un refugiado se define como “una persona que ha cruzado una frontera internacional debido al temor fundado de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política”. En la Convención de la OUA (Organización de la Unidad Africana) y en la Declaración de Cartagena se amplía la definición para incluir a las personas que huyen a causa de los acontecimientos que perturban gravemente el orden público, como son los conflictos armados o los disturbios.

El término refugiado climático no está respaldado por ACNUR. Es más preciso referirse a “personas desplazadas en el contexto de desastres y cambio climático”, ya que el cambio climático genera desplazamientos internos y afecta a las personas dentro de sus propios países.

Según el Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos, en 2017 se registraron 17,2 millones de nuevos desplazamientos internos relacionados con desastres naturales. La mayoría de los desplazamientos relacionados con desastres naturales y los impactos del cambio climático son internos.

2,6 millones
de desplazados por desastres climáticos y conflictos en Somalia.
17,2 millones
de nuevos desplazamientos internos por desastres naturales.
5,4 millones
de somalíes padecen hambre por la sequía.
 

¿Cómo combate ACNUR el cambio climático?

El trabajo de ACNUR para la protección de las personas desplazadas debido a los efectos del cambio climático y los desastres naturales incluye cuatro áreas principales: asesoramiento legal, promover la coherencia de las políticas, investigación para abordar los vacíos existentes y actividades específicas en terreno. Existen fuertes necesidades humanitarias asociadas a este tipo de desplazamiento.

Por eso, ACNUR realiza numerosas actividades sobre el terreno para evitar, minimizar y abordar el desplazamiento; y lleva a cabo una importante labor de sensibilización sobre el cambio climático como origen del desplazamiento.

Junto con la Universidad de Georgetown y la colaboración de otros socios, ACNUR ha desarrollado una guía de reubicación planificada de aquellas poblaciones en riesgo por los desastres y los impactos del cambio climático.

Las regiones en desarrollo, las más afectadas

El cambio climático afecta en mayor medida a las poblaciones con menos recursos, a las regiones en desarrollo o aquellas que sufren algún conflicto.

El clima genera muchos desplazamientos y, al mismo tiempo, las regiones en desarrollo que se encuentran entre las más vulnerables al clima albergan al 84 por ciento de los refugiados del mundo.

Ayuda a las personas desplazadas por el cambio climático a tener un refugio seguro
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para darles un futuro digno.
 

El caso de Somalia: desplazados por la sequía

ACNUR ha solicitado urgentemente apoyo adicional para ayudar a las personas afectadas y desplazadas por la sequía en Somalia. Las precipitaciones, por debajo de la media durante las temporadas de lluvias, ha empeorado la sequía en muchas partes del país.

Se estima que 5,4 millones de personas podrían estar en riesgo de sufrir inseguridad alimentaria.

Desde principios de año, la sequía ha obligado a 49.000 personas a huir de sus hogares en busca de comida, agua, ayuda y trabajo principalmente en zonas urbanas. En el mes de mayo, más de 7.000 personas sufrieron desplazamiento forzoso a causa del clima.

El impacto del cambio climático también puede dificultar que los refugiados y los desplazados internos regresen a sus hogares, incluso cuando termina el conflicto. Allí donde la tierra es cada vez más inhabitable o donde los indicadores apuntan a un mayor deterioro ambiental a largo plazo, muchas personas desplazadas no podrán regresar a sus hogares.

El país ya sufrió fuertes sequías en 2016 y 2017, que provocó el desplazamiento de más de 1 millón de personas dentro de Somalia. La nueva sequía agrava la situación de muchas de estas personas, que permanecen desplazadas desde hace mucho tiempo.

ACNUR y sus socios humanitarios temen que la severidad de las condiciones climáticas, en combinación con el conflicto armado y el desplazamiento prolongado puedan llevar al país al borde de una emergencia humanitaria mucho mayor.

Décadas de desastres climáticos y conflictos han provocado el desplazamiento interno forzoso de más de 2,6 millones de personas en Somalia.