Eventos

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Mujeres africanas con cubos de trigo
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
01 Marzo 2017

¿Qué se celebra el 8 de marzo, Día de la Mujer?

Hace más de 100 años, se instauró el 8 de marzo para celebrar el Día de la Mujer en algunos países del norte de Europa. Pero lo que comenzó siendo un homenaje a la mujer trabajadora se convirtió, años más tarde, en un día en pro de los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Desde que la ONU declaró en 1975 el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, este se ha hecho eco en todo el mundo.

Mujeres refugiadas: 8 de marzo, un día por la paz

Aunque las guerras, conflictos y persecuciones pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, desgraciadamente existen problemas añadidos que hacen de las mujeres refugiadas un colectivo especialmente vulnerable.

Problemáticas como la violencia sexual, la violencia de género, la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil con niñas ponen en manifiesto que la mujer merece una protección especial.

En un día como el 8 de marzo queremos hacer un homenaje a todas esas mujeres víctimas de conflictos que se encuentran refugiadas y desplazadas lejos de su hogar.

Mujer huterita, cristianas que visten con pañuelo en la cabeza

Mujeres musulmanas refugiadas en comunidades cristianas

Los conflictos en Oriente Medio han obligado a millones de mujeres y niñas a huir de su casa o país. Pero la solidaridad traspasa nacionalidad y religión.

Tanto es así que muchas mujeres musulmanas como Najwa, de origen sirio, se han integrado en comunidades cristianas en Canadá con quien se entendieron a primera vista. Las mujeres huteritas, al igual que las musulmanas, preservan aún la herencia de sus orígenes en detalles como la vestimenta o el idioma.

Angelique Namaika, monja congoleña ganadora del premio nansen

Angelique Namaika, una heroína en la lucha de las mujeres africanas

Dentro del inmenso continente africano, 5 millones de personas refugiadas de guerras y conflictos activos han necesitado mantenerse fuertes para poder salir adelante.

Entre ellas, cientos de miles de niñas y mujeres africanas como Angelique Namaika, ganadora del Premio Nansen por su lucha por las mujeres víctimas del LRA, el Ejército de Resistencia del Señor. Esta monja congoleña se dedica, desde 2008, a cuidar de las niñas que fueron secuestradas por el LRA y necesitan volver a adaptarse al mundo.

Madre e hijas, mujeres sirias separadas por la guerra en su país

Madres y refugiadas: entre la guerra y el Mediterráneo

Posiblemente la decisión más difícil para una madre sea tener que separarse de sus hijos. Mujeres sirias como Manal, que vio cómo el barco en el que viajaban sus hijos naufragaba en el Mediterráneo por televisión, cuentan su historia desde la experiencia. Una experiencia por la que ninguna madre debería pasar.

ACNUR lucha por proteger a las mujeres en todo el mundo de la violencia sexual y la violencia de género.
 
ACNUR lucha por proteger a las mujeres en todo el mundo de la violencia sexual y la violencia de género.
 
ACNUR lucha por proteger a las mujeres en todo el mundo de la violencia sexual y la violencia de género.
 
ACNUR lucha por proteger a las mujeres en todo el mundo de la violencia sexual y la violencia de género.
 
ACNUR lucha por proteger a las mujeres en todo el mundo de la violencia sexual y la violencia de género.
 
 

Noticias