Historias de vida

Cocinas solares o “Blazing Tubes” en los campos de refugiados

Mujer refugiada en Burkina Faso, África
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
04/02/2015

Recoger leña es una tarea que realizan por lo general las mujeres, y emplean una media de 31 horas al mes en este trabajo. Para resolver esta situación y evitar la deforestación, la contaminación y el riesgo que corren las mujeres en esta tarea, ACNUR está repartiendo cocinas solares como la que ves en la imagen.

Oliver Lompo, responsable de protección ambiental de ACNUR en Burkina Faso, nos explica el impacto que consiguen estas cocinas en la vida de las mujeres. “Antes, las mujeres refugiadas tenían que caminar durante muchas horas al día para recoger leña. Como tenemos mucha luz solar, ahora pueden cocinar sin perder el tiempo en recoger leña. Y, lo más importante, no produce ningún humo. Les encanta.”

Otra ventaja adicional es que ayudan a contener la deforestación, mejorando con ello las relaciones con las comunidades locales.

Cada cocina solar tiene un coste aproximado de 87 euros.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar. y necesitan ayuda
 
 

Noticias