Historias de vida

Niños secuestrados como arma de guerra

Niñas sudanesas van al colegio
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
30/04/2018

En los países en guerra, los menores son a menudo las principales víctimas de la violencia. Los niños secuestrados se han convertido en un arma de guerra por parte de grupos radicales que intentan reclutarles como soldado o les obligan a trabajar como cocineros, en las labores del hogar o incluso como esclavos sexuales.

3 historias reales sobre niños secuestrados

10.000 niños secuestrados en el país más pobre del mundo

En pleno corazón de África, la República Centroafricana es uno de esos países que pocos sabrían situar en el mapa. Tampoco el conflicto armado en el que se encuentra envuelto desde 2012 sale a menudo en las noticias, o el mero hecho de que se trata del país más pobre del mundo.

En este difícil escenario, en medio de las luchas entre seleka y balaka, más de 10.000 niños fueron secuestrados por los distintos bandos del conflicto. Aunque algunos consiguieron escapar, muchos han sido forzados a convertirse en niño soldado, trabajar forzosamente para los bandos del conflicto o convertirse en esclavos sexuales. Son las mayores pesadillas a las que nadie podría enfrentarse desde su niñez.

Nigeriana secuestrada por Boko Haram

Las niñas de Boko Haram

Un día cualquiera del abril de 2014, cientos de niñas acudieron a la escuela femenina de Chibok, una pequeña ciudad al noreste de Nigeria, sin saber lo que estaba a punto de suceder.

Ese día, 276 niñas fueron secuestradas por el grupo Boko Haram que amenaza algunas zonas del país. Poco más tarde, 57 de ellas consiguieron escapar, pero las demás continuaron en paradero desconocido durante años. Sus familias rezaban para que volvieran y el hashtag #bringbackourgirls (devolvednos a nuestras niñas) fue compartido más de 5 millones de veces.

Sólo algunos testigos, como Miriam, aseguraban haberlas visto sostener armas. La joven de 17 años, que también había sido secuestrada, describía sanguinarias escenas: “Forzaban a los cristianos a tumbarse en el suelo. Entonces, las niñas les cortaban la garganta”.

Desde 2014, 2.000 mujeres y niñas han sido secuestradas por Boko Haram y cada vez son más quienes huyen intentando salvar sus vidas.

Niño que fue secuestrado

Niños secuestrados por el ISIS: la historia de Emad

Sinjar había sido el hogar de miles de yazidíes durante muchos años. En las montañas del norte de Irak, acudían al templo sagrado de Lalish como lugar de culto.

Pero uno de los días más sangrientos del conflicto de Irak cambiaría sus vidas para siempre. En la matanza de Sinjar, miles de yazidíes fueron asesinados y otros muchos fueron capturados por grupos extremistas islámicos. Emad, con apenas 10 años, fue uno de los niños secuestrados y llevados hasta la ciudad de Mosul. Allí, sobrevivió 3 años cautivo recogiendo restos de comida para poder alimentarse. Un día, cuando Emad se acercó hasta el río para beber un poco de agua, fue herido de bala y perdió la memoria sobre lo que le había sucedido.

En la matanza de Sinjar, 6.000 mujeres y niñas fueron secuestradas por el ISIS. Muchas fueron forzadas a casarse con sus secuestradores y convertirse al Islam.

Días después de ser herido, Emad fue rescatado por las fuerzas del gobierno y pudo reencontrarse con su familia. Ver la historia completa de Edmad. Pero, una vez a salvo, Emad y muchos niños secuestrados como él, necesitan recibir asistencia médica, comida y educación.

Colabora con ACNUR y contribuirás a que millones de personas tengan un refugio seguro
 
Hazte socio de ACNUR y contribuirás a que millones de personas refugiadas puedan tener una educación digna.
 
Más de 65 millones de personas han huido de la violencia y necesitan tu ayuda.
 
Más de la mitad de los refugiados son niños. Colabora con ACNUR para que puedan tener un futuro digno.
 
Hay millones de personas que se ven obligados a huir de su hogar y necesitan ayuda
 
 

Noticias