Aprender a coser, el gran orgullo de Sandrine

aprender a coser
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email

Aprender a coser, a llevar un negocio y a ganar dinero para ayudar a su familia llevaron a Sandrine hasta este centro de mujeres financiado por ACNUR. Ahora, no puede estar más orgullosa de haberlo conseguido y espera que un día, de vuelta a su país natal, sea posible enseñar a otras mujeres lo que ella ha aprendido.

Como ella, miles de refugiados necesitan ayuda para tener un futuro en su país de acogida.