«Con amor desde Centroamérica»: unPadre nicaragüense reúne a su familia en Costa Rica

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email

Después de participar en protestas contra el gobierno de Nicaragua, Enrique, de 69 años, fue secuestrado por un grupo paramilitar, torturado y finalmente liberado. Esta traumática experiencia lo convirtió en una persona diferente. “Todavía recuerdo esos días”, dice. “Regresé a casa sintiendo una sombra constante, como si me siguieran a todas partes”. Incapaz de soportar el riesgo por más tiempo, huyó a Costa Rica en busca de seguridad.

Alrededor de 70.000 nicaragüenses han solicitado asilo, o han manifestado su intención de hacerlo, en todo el continente americano, incluyendo a Panamá, México y Estados Unidos. Pero sin soluciones a la crisis política y social a la vista, es probable que el número de personas desplazadas siga aumentando.