Filipo Grandi, Alto Comisionado de ACNUR visita las ruinas de Alepo

Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email

"Destrucción por todas partes", eso es lo único que queda en Alepo al mirar las ruinas de la guerra en Siria. Antes de la guerra en Siria, 4 millones de personas vivían en la ciudad. Seis años después, el millón y medio que queda sobrevive como puede. En Siria,13 millones de personas necesitan de la ayuda humanitaria para sobrevivir; el 70 % son mujeres y niños. Nueve años de guerra dejan más de 5,6 millones de refugiados y 6,2 millones de desplazados internos; el 80% vive en situación de pobreza.

Turquía, Líbano y Jordania han abierto sus fronteras a las personas que huyen de la guerra y el horror en Siria, pero la ayuda humanitaria escasea tras años de conflicto. Miles de niños refugiados sirios no tienen cubiertas las necesidades más básicas y necesitan ayuda urgentemente. El 86% de los refugiados sirios que viven fuera de los campos sobreviven en infraviviendas, y subsisten con sólo 3,2 dólares al día. Muchas familias sirias recurren al matrimonio infantil como medio para sobrevivir.