Emergencia

Situación en Venezuela: crisis de refugiados y migrantes

El éxodo más grande de la historia reciente de América Latina

3,7 millones de venezolanos viven como refugiados o migrantes

Más de 3 millones de venezolanos han dejado sus hogares y viajado esencialmente hacia Latinoamérica y el Caribe. La actual situación en Venezuela representa el mayor éxodo en la historia reciente de la región y una de las mayores crisis de desplazados en el mundo. 460.000 venezolanos han buscado asilo; 350.000 personas lo hicieron durante el año 2018. Las solicitudes de asilo en la región están sobrepasadas, y hasta la fecha solamente 21.000 venezolanos han sido reconocidos como refugiados. Desde 2014, el número de venezolanos que han solicitado asilo en otros países ha aumentado un 4.000%. Tras huir de la violencia, la inseguridad y las amenazas, y debido a la falta de alimentos y medicinas en su país, se enfrentan a graves peligros en el camino de huida.

Con una media constante de 5.000 personas abandonando Venezuela diariamente, se estima que 5 millones de personas habrán dejado el país finales de 2019. Miles de ellos cruzan diariamente la frontera de Colombia, mientras otros se dirigen a Brasil, Chile, Ecuador o Perú, y los hay que hacen arriesgados viajes en lancha hacia las islas del Caribe.

La explotación laboral y sexual, el tráfico de personas, la violencia y la discriminación ponen en riesgo a niños, mujeres y hombres venezolanos que llegan asustados y en extrema necesidad a los países vecinos.

 
Donde emigran los venezolanos mapa

Crisis humanitaria de refugiados y migrantes de Venezuela: “No tenemos un lugar donde vivir o dormir y no tenemos nada para comer”

Nayebis Carolina Figuera, venezolana de 34 años que huyó a Brasil en 2018. La sutuación en Venezuela está provocando que, como ella, cientos de mujeres y niñas venezolanas lleguen hambrientas hasta las fronteras del país tras días de camino. La mayoría de las personas venezolanas que han llegado a los países vecinos son familias con niños, personas mayores y con discapacidad.

Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú y el sur del Caribe abren sus puertas a los migrantes y refugiados venezolanos. Sus gobiernos, en coordinación con ACNUR y otros socios estratégicos, dan una respuesta coordinada, asesoría legal y ayuda humanitaria a quienes más lo necesitan.

Los países de América Latina y el Caribe albergan a aproximadamente 2,7 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, mientras que otras regiones albergan a los restantes 600.000.

Varios factores interconectados están provocando las salidas de Venezuela, pero dado el deterioro de las condiciones políticas, socioeconómicas y de derechos humanos, queda claro que las consideraciones de protección internacional, de acuerdo a la definición de refugiado de la Convención de 1951, el Protocolo de 1967 y la Declaración de Cartagena sobre los Refugiados de 1984, pueden aplicarse a la mayoría de venezolanos.

 
 

ACNUR coordina la ayuda a quienes huyen de la situación en Venezuela

5.000
venezolanos abandonaron su país cada día en 2018.
440 mil
personas venezolanas en Colombia atendidas por ACNUR.
Solo un 28%
de los fondos necesarios para cubrir esta emergencia están cubiertos.
 
 

Con 20 € puedes dar acceso médico para una persona

 

95 organizaciones coordinadas por ACNUR trabajan en 16 países

ACNUR trabaja para evitar la trata sexual de mujeres y niñas venezolanas

El empeoramiento de la situación en Venezuela agrava la crisis humanitaria de refugiados y migrantes en el páis. ACNUR ha reforzado la presencia en las fronteras para evitar riesgos de trata y explotación sexual y laboral, además de ayudar a las personas más vulnerables, como niños solos y mujeres embarazadas.

ACNUR es la agencia que coordina el trabajo de 95 organizaciones que trabajan conjuntamente para ayudar a los refugiados y migrantes venezolanos. Además, ACNUR distribuye agua potable, kits de higiene para niños y mujeres, así como orientación legal para los venezolanos.

 
“Caminamos por 11 días y tuvimos que dormir a la intemperie. Nos fuimos porque nos amenazaron con matarnos. Mi hermano fue asesinado ... Casi me matan también”.
Ana, mujer venezolana en Ecuador.
 

Noticias de Venezuela