Belén Roldán

Responsable de Filantropía privada
En sede
Como parte del equipo de captación de fondos privados, Belén es la responsable de la relación con donantes individuales que realizan aportaciones de gran impacto en los proyectos apoyados por el Comité español de ACNUR (grandes donantes y testamentos solidarios).
"El abandono forzoso de la propia vida (hogar, ciudad, país, personas) es una de las circunstancias más dolorosas para un ser humano. La escala masiva y global de este drama, convierte para mí la causa de los refugiados en el imperativo humanitario y el asunto más crucial de nuestro presente y nuestro futuro como civilización. Me motiva porque sé que es donde debo estar ahora".
Belén Roldán, responsable de Filantropía privada
 

¿Qué fue lo que te motivó a trabajar en el Comité español de ACNUR?

Apoyaba a ACNUR desde hace años a título personal y, como profesional de la captación de fondos desde 2009, tenía además mucho respeto al trabajo del Comité español de ACNUR. En 2015 surgió la oportunidad de unirme a este gran equipo y de hacerlo con un proyecto, el nuevo programa de grandes donantes y testamentos solidarios, muy interesante y retador para mí.

En tu trabajo, ¿qué es lo que más disfrutas haciendo?

Lo que más disfruto es cuidar de nuestros donantes: hablar con ellos, conocerles y aprender de ellos, conectarles con la causa de los refugiados y con todo aquello que puede hacer posible su ayuda, acompañarles en el camino y darles las gracias incansablemente.

 
Trabajadora de ACNUR en África

Si pudieras pedir algo, ¿qué sería?

Pediría que ACNUR no tuviera que existir, que el drama de más de 65 millones de personas acabara y no empezara más para nadie; pero como la realidad es muy distinta, pido que cada vez más personas solidarias tiendan su mano a ACNUR y nos den su confianza y su fuerza, para seguir donde debemos estar mientras seamos tan necesarios.

¿Tienes algún hobby, algo que te guste o simplemente algo que quieras compartir?

Pues soy muy activa y curiosa, así que he probado varios deportes y aficiones, ¡y sigo descubriendo! La poesía va conmigo desde que soy niña, y sigue presente en mi vida, igual que los viajes, que son dos formas de mirar(se) y conocer(se). Toqué la guitarra clásica siete años y monté a caballo más de diez, son las aficiones a las que más años he dedicado. Ahora disfruto mucho con el pilates y con las salidas a la naturaleza.