Los refugiados ante el COVID-19

¿Imaginas no tener agua ni jabón con los que lavarte las manos para evitar el contagio?

¿Imaginas no tener agua ni jabón con los que lavarte las manos para evitar el contagio? Ayúdanos a prevenir la expansión del coronavirus antes de que sea demasiado tarde. Colabora para poder hacer frente a esta emergencia del COVID-19.

Con 20 € envías jabón a 10 personas refugiadas

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
96 países
de acogida de refugiados han registrado casos positivos de COVID-19.
255 millones
de dólares necesarios para hacer frente a esta emergencia.
80 %
de la población refugiada vive en países con sistemas de salud débiles.
 

ACNUR dispone de un sistema de alerta temprana y por ello desde el primer momento se ha puesto en marcha activando un Plan de prevención y respuesta al coronavirus. Para ello, ACNUR ha seguido todas las recomendaciones de la OMS y se ha apoyado en su experiencia previa en otros brotes, como el de la gripe aviar, el ébola o el SARS. El peligro del coronavirus para los refugiados es muy grande.

ACNUR se está asegurando de que sus trabajadores en terreno están perfectamente informados sobre la evolución del brote y sobre las medidas de preparación y prevención que tienen que adoptar, en línea con los ministerios nacionales de salud y la OMS. La llegada del coronavirus a los campos de refugiados tendría consecuencias devastadoras.

Consulta el mapa mundial del coronavirus para ver la respuesta de ACNUR en los países donde opera.

Los refugiados, doblemente vulnerables frente al virus

Los refugiados se encuentran en un estado de salud frágil tras días y semanas de huida. Muchos están heridos, enfermos y no tienen acceso a agua potable ni a alimentos.
Los refugiados se concentran en campos superpoblados o en zonas urbanas donde, si cuentan con ello, los servicios médicos y de higiene no son adecuados.
Si el COVID-19 llega a los campos de refugiados, podrían perderse muchas vidas.
 

Cómo previene ACNUR el contagio del COVID-19 entre los refugiados

Distribución de agua potable y jabón entre los refugiados, así como el desarrollo de medidas adecuadas para el depósito de residuos en comunidades de refugiados, infraestructuras sanitarias, refugios colectivos y centros de recepción.

A través de campañas de información sobre el COVID-19, con materiales de prevención y sensibilización en múltiples formatos, y medidas de higiene entre los refugiados en su propio idioma.

Trabajando conjuntamente con los gobiernos de los países de acogida para asegurarse de que los refugiados son atendidos por los Planes Nacionales de Salud para enfrentar la pandemia del COVID-19.

ACNUR también ayuda a los países de acogida, entre otras medidas, a aumentar sus existencias de analgésicos, materiales intravenosos y medicamentos para reducir la fiebre y el dolor.

También forma al personal sanitario y evalúa sus necesidades de equipo médico, suministros médicos, instalaciones de aislamiento, instalaciones de remisión y transporte en ambulancia.