#RetoACNUR

Únete al reto por las personas refugiadas

Cerca de la mitad de las personas refugiadas son mujeres y niñas. Muchas han tenido que huir solo por ser mujer. Durante la huida, el peligro de sufrir violencia sexual se multiplica. Tienen menos oportunidades de estudiar y de acceder al mercado laboral. En tiempos de guerra, cargan con toda la responsabilidad familiar. Este #RetoACNUR es por y para ellas. ¡Ayúdalas!

Lo que SÍ puedes hacer: únete al #RetoACNUR

El #RetoACNUR es un intento de mejorar la vida de la población refugiada que lo ha perdido todo a causa de la violencia. Con este reto, queremos ayudar a la gente que ha tenido que huir de sus hogares a empezar una nueva vida. Las necesidades son muy grandes y toda ayuda es muy valiosa.

Esto es un trabajo de equipo y es imposible que lo hagamos sin ti. Necesitamos tu ayuda, tu solidaridad y tu capacidad de difusión para lograrlo. ¿Cómo puedes ayudar? Únete al #RetoACNUR haciendo una donación o creando tu propia campaña para conseguir ayuda entre tus amigos.

¿Por qué huyen las mujeres refugiadas?

• Por ser víctimas de trata con fines de explotación.

• Por sufrir violencia sexual o ser víctimas de la prostitución forzada, la esterilización y el embarazo forzosos.

• Por ser objeto de matrimonio forzado o precoz.

Por negarse a acatar normas, valores o costumbres sociales represivas o sufrir discriminación grave por su condición de mujeres.

• Por ser víctimas de crímenes de honor.

• Por estar expuestas a ataques y discriminación debido a su orientación sexual.

Sufren formas específicas de violencia por el simple hecho de ser mujer. Las mujeres y niñas refugiadas y desplazadas se enfrentan al doble de peligros y tienen la mitad de oportunidades. Los riesgos a los que se exponen antes, durante y después de la huida son enormes.

Además, los conflictos las separan de sus maridos y familiares, teniendo que afrontar en solitario y en el exilio toda la responsabilidad y el cuidado familiar.

Si eres una mujer o una niña refugiada...

- Es probable que sufras discriminación: cuando una niña se convierte en refugiada, tiene la mitad de posibilidades de cursar educación secundaria. Según la UNESCO, si todas las niñas completasen sus estudios de educación secundaria los matrimonios infantiles caerían un 64%. Sin educación, la brecha de género se perpetúa.

- En sitios densamente poblados, puede que te sientas incómoda o temerosa yendo al baño o saliendo de la tienda.

- Si vas a recoger leña o a buscar agua fuera de un campo de refugiados, podrías corres el peligro de ser violada o agredida.

- En medio de un conflicto, puede que tengas que asumir la responsabilidad de cuidar y de mantener a la familia.