Revista socios

Boletín "Refugiados" noviembre 2015

01/11/2015

HTabs

Editorial

ACNUR, en primera línea de cada emergencia

Ana Liria Franch, Presidenta del Comité español de ACNUR

Este año está siendo el año de las emergencias, de la violencia, de la inseguridad, del caos en algunos lugares de nuestro mundo. Al mismo tiempo, es el año en el que ACNUR tiene más frentes abiertos, situaciones más peligrosas y difíciles, problemáticas más complejas… La crisis de Siria ha desplazado a casi 12 millones de personas, entre ellos son ya 4 los millones de refugiados en los países circundantes a Siria (Turquía, Líbano, Jordania e Irak). Estos países que han dado cobijo durante estos más de 4 años a los refugiados sirios, de manera tan ejemplar y generosa, están dando señales de agotamiento. En muchos casos las condiciones de vida se están deteriorando y hay muchos refugiados que están conociendo ahora una pobreza extrema.

El agravamiento de la crisis siria, la falta de expectativas de una pronta solución y regreso, así como el agotamiento de la capacidad de acogida de los países de la región hacen que un número importante de refugiados esté tratando de escapar y de llegar a Europa. Todos estamos viendo las imágenes sobrecogedoras de la destrucción de Siria, de los bombardeos, de las personas que se preparan para enfrentar un invierno con refugios improvisados y con mínima asistencia, así como de los refugiados que tratan de cruzar el Mediterráneo en barcazas totalmente inadecuadas, de miles de refugiados andando por los caminos de Europa, acampando en cualquier lugar, con niños y ancianos, a veces hasta en silla de ruedas. Ya han llegado unas 700.000 personas, una cifra que aunque a priori puede parecer elevada, es mínima si se compara con la población europea de más de 500 millones.

ACNUR, gracias a las donaciones recibidas, ha podido intensificar su presencia en los países afectados por los recientes flujos de refugiados y trabaja con las autoridades de cada país para asegurar que tengan acceso libre y seguro al procedimiento de asilo y a la ayuda material necesaria para su integración.

No podría finalizar esta nota sin expresar nuestro agradecimiento a los miles de ciudadanos de nuestro país y a las instituciones que han manifestado su profunda humanidad al volcarse en ofrecer su apoyo y ayuda a estos refugiados. Igualmente queremos daros las gracias a vosotros, nuestros socios regulares, así como a todos aquellos, que a la vista de lo que está ocurriendo, se han hecho socios en estos últimos meses, porque desean también participar de manera responsable en esta emergencia que es un imperativo humanitario. Vuestro apoyo, ya lo sabéis, es fundamental.