Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Apátridas y sin derechos morales y fundamentales

derechos morales

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Lisette tiene 20 años. Nació y se crió en Costa de Marfil, pero hoy se siente invisible. Trabaja vendiendo grano en el mercado local de una localidad llamada Zuenoula, pero no dispone de ningún documento que pruebe dónde ha nacido, así que, como a otros apátridas, no se le reconoce como ciudadano, y sus derechos morales y fundamentales están en peligro. De hecho, al menos 750.000 personas se encuentran en esta situación en África Occidental, aunque en ACNUR creemos que podrían llegar a ser muchos más, a falta de datos oficiales.

¿Qué implica no disponer de un documento de identidad?

Las miles de personas que se encuentran en esta situación no pueden inscribirse en una escuela, abrir una cuenta bancaria, adquirir una propiedad, acceder a un servicio de salud ni siquiera casarse. Por ello, están más expuestos a la discriminación, explotación y violación de sus derechos morales y fundamentales. Hemos escuchado la historia de Lisette, pero no es la única. Estos son otros testimonios de apátridas en África Occidental:

Pascal

derechos morales y fundamentales pascal

Tiene 72 años y trabaja con sus 15 hijos en Costa de Marfil cultivando campos de arroz. Él nació en Burkina Faso, pero se trasladó a ese país cuando en la década de los 60 ambos se declararon independientes para cultivar cacao. Nunca tuvo en su poder un certificado de nacimiento o un documento de identificación nacional, y aunque trató de solicitar una tarjeta consular en su país de origen, se le denegó por no contar con la necesaria acreditación. Ahora, Pascal tiene miedo de salir de su pueblo sin nada que demuestre quién es por si lo detienen o arrestan. Para él, el no poder salir de su pueblo es un ejemplo de confinamiento por falta de nacionalidad.


Descarga la guía:

Nana

Derechos morales y fundamentales Nana

Nuestra siguiente protagonista también tiene una edad avanzada y nació en Burkina Faso. Se trasladó a Costa de Marfil en la década de los 40, a una localidad llamada Saria, donde el 90% de la población es originaria de ese país. Ahora se sabe que es así, pero hasta hace poco tiempo sus habitantes no poseían ningún documento que indicase que habían nacido en Burkina Faso. Muchas personas como Nana sufrieron algún tipo de discriminación en Costa de Marfil por no poder demostrar de dónde vienen.

Rakiata

derechos morales

Ella también se trasladó en la década de los 50 desde Burkina Faso y tampoco posee identificación. Sin ella, no puede unirse a una cooperativa agrícola de cultivo de arroz para ampliar su producción, así que trabaja solo para subsistir. Además, sus hijos se encuentran en un alto riesgo de apatridia por su condición.

Abou

Nuestra última historia es algo más esperanzadora. Abou, de 24 años, enseña orgulloso su tarjeta de identificación de Senegal, que consiguió con la ayuda de una agencia que se encargó de los trámites al encontrarlo en las calles de Dakar sin ningún recurso. Nuestro protagonista trabajó durante años explotado en los campos agrícolas de Saint-Louis, al norte de Senegal, porque no lo habían inscrito al nacer. Logró escapar, pero sin nacionalidad y recursos no podía vivir de forma digna. Ahora puede disfrutar de sus derechos.

En este post te hemos contado la historia de cinco personas cuyos derechos fundamentales y morales se ven afectados a causa de la falta de identificación. La apatridia es muy común en África occidental, y miles de personas se ven en riesgo de exclusión por no poder demostrar dónde han nacido.

Descarga guía derechos de los refugiados en el mundo

Ayuda a los refugiados

Tipo de aportación
¿Qué cantidad mensual?
Alimento para un niño refugiados durante un mes
Educación para un niño refugiado
Alimentación para un niño refugiados durante un año
Otra cantidad
¿Qué cantidad puntual?
Dona 60 euros
Dona 100 euros
Dona 120 euros
Otra cantidad
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(2 votos, media: 4,00 de 5)

Comments

  • Los kurdos, pashtu, uzbecos en Afganistan y los afganos en Iran tampoco cuentan con un documento de identidad que prueben dónde han nacido, no se los reconoce como ciudadano en el Estado donde nacieron… Turquia, Iran, Irak, Siria, Afganistan, Pakistan y sus derechos morales y fundamentales están en peligro, cada dia mueren personas de estas etnicas y nadie las puede reclamar y a consecuencia tampoco hay fuentes oficiales que manifiesten los millones de personas que mueren en esa region.
    Millones de personas por no decir jovenes, adolescentes y ninos que huyen de estos paises por las guerras, por la injusticias, por la falta de reconocimiento. Claramente estos millares de personas son discriminados al pretender inscribirse en una escuela, trabajan pero no pueden abrir una cuenta bancaria, escriturar una propiedad es todo un problema, como acceder a un servicio de salud o a casarse bajo la ley estatal. Por ello, están más expuestos a la discriminación, explotación y violación de sus derechos basicos y propensos a que sean asesinados sin reclamo alguno porque no existe para ellos un registro que los identifique. Estamos en el siglo XXI, en el siglo del avance tecnologico y ciberntico pero con un deficiente reguardo al mismo ser humano. Esto es intolerante e irracional. Como lo solucionamos? Son bebes, son ninos, son jovenes, son hombres y mujeres que suenan con una vida normal, con un progreso a costa de su propio esfuerzo pero carecen de la necesaria base para asentar sus pies. Que podemos hacer? Como los ayudamos? A partir de mi nacimiento tengo mi documento de identidad y me duele conocer jovenes que podrian tener su futuro castrado por una injusticia estatal y que en medio de un conflicto belico no pueden huir a otro pais porque mucho menos cuentan con un pasaporte para viajar. Esto tiene que cambiar! Somos seres racionales con capacidad empatica.

  • Creo que a nosotros los latinoamericanos, nos sucede este fenómeno de la apatridia, a emigrar a lo estados unidos de norte america, no contando con papeles , ni ninguna forma de identificación. Los que logran conseguir un trabajo, viven con miedo a ser capturados. Aun lo vemos con los llamados dreamers, personas que llevaban años en la USA y ahora hasta su núcleo familiar con el riesgo de ser separados.
    Una franca violacion a sus derechos humanos

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *