Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Matrimonio infantil: la realidad de millones de niñas y niños

Dibujo de una niña sobre matrimonio infantil

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

El matrimonio infantil es cualquier tipo de matrimonio formal o unión informal en el que uno o los dos contrayentes tienen menos de 18 años. Esta realidad sigue existiendo actualmente: según un estudio de UNICEF, el número estimado de matrimonios infantiles alrededor del mundo asciende a 765 millones.

Aunque el matrimonio infantil afecta tanto a niñas como a niños, las menores suelen ser las más perjudicadas. Cada año, 12 millones de niñas y adolescentes se casan antes de cumplir los 18 años, según la alianza mundial Girls Not Brides. UNICEF estima que aproximadamente 115 millones de niños y hombres contrajeron matrimonio durante su infancia; de ellos, 23 millones lo hicieron antes de cumplir 15 años.

Los 5 países donde se producen más casos de matrimonio infantil

Estos son los cinco países donde se producen más casos de matrimonio infantil, según Girls Not Brides:

  1. Níger. El 76% de las niñas en Níger son obligadas a contraer matrimonio antes de cumplir 18 años. El 28% se casa antes de los 15. En algunas zonas del país se dan casos de niñas forzadas a casarse a los 10 años.
  2. República Centroafricana. En este país, el 68% de las niñas contraen matrimonio antes de los 18 años y el 29% antes de los 15. Desde 1998, la edad mínima para contraer matrimonio es de 18 años, aunque los matrimonios se pueden producir por debajo de esta edad con el consentimiento paterno.
  3. Chad. El 67% de las niñas de Chad contrae matrimonio cada año antes de cumplir 18 años; el 30% lo hace antes de los 15.
  4. Bangladesh. En un país donde no hay edad mínima legal para contraer matrimonio, el 59% de las niñas se casa antes de su 18 cumpleaños, mientras que el 22% se casa antes de los 15 años. En algunas zonas, la edad media a la que se contrae matrimonio se sitúa entre los 15 y los 16 años.
  5. Burkina Faso. Más de la mitad de las niñas de Burkina Faso, el 52%, contrae matrimonio antes de los 18 años. El 10% lo hace antes de los 15.

¿Por qué se produce?

Existen varios motivos por los que el matrimonio infantil se sigue practicando:

  • Desigualdad de género. Aunque el matrimonio infantil afecta tanto a niños como a niñas, la realidad es que son muchas más las niñas que lo sufren: 12 millones de niñas cada año supone que, cada 3 segundos, una niña sea obligada a contraer matrimonio. Esta desigualdad está muy relacionada con la siguiente causa del matrimonio infantil.
  • Pobreza extrema. En ocasiones, las dificultades económicas de muchas familias refugiadas derivan en que las niñas tengan que casarse para ayudar a su familia, incluso a pesar de no tener la edad mínima para ello. Entregar a las niñas a hombres es, en muchos casos, la única solución para que sus hijas tengan un plato de comida en la mesa.
  • Tradición. En algunas partes del mundo, el matrimonio infantil se sigue practicando porque es una tradición desde hace generaciones. A veces ni siquiera se cuestionan este tipo de prácticas por ser parte de la identidad de la comunidad.

Casos reales de matrimonio infantil

El matrimonio infantil es una realidad en la República Democrática del Congo, especialmente para refugiados y desplazados que buscan salir de la pobreza. Es el caso de Anuarite y Boniface, dos jóvenes obligados a casarse. “Estamos tristes porque nuestras vidas habrían sido muy diferentes si no nos hubieran obligado a casarnos”, explica Anuarite, la joven de 16 años. Boniface, quien ya es su marido con tan solo 18 años, dice que le han arrebatado su infancia. “Ahora me siento como un adulto. Soy el marido de alguien. Mi mente está centrada en mantener a mi familia. No puedo sentarme y jugar como un niño.”

En Níger, el país con el porcentaje más alto de matrimonio infantil, la joven Balkissa Chaibou iba a ser obligada a casarse con su primo a los 16 años. Esto la obligaría a dejar los estudios, algo que truncaría el sueño de Balkissa de convertirse en médico. Consciente de ello, la joven tomó la valiente decisión de oponerse al matrimonio. Finalmente, tras amenazas de su tío y después de haber tenido que esconderse en un refugio de mujeres, Balkissa recibió el apoyo de sus padres y obtuvo la libertad que deseaba para cumplir su sueño. “Cuando me puse el uniforme de la escuela… me sentí como si mi vida se renovara. Como si se tratara de un nuevo comienzo.”

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 5,00 de 5)

Deja una respuesta

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *