Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

¿Cómo es el día a día en un campamento de refugiados?

campamento refugiados

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Actividades tan sencillas y que realizamos todos los días, como beber, comer, lavarnos o cocinar, pueden ser un reto para millones de personas en todo el mundo que se ven obligadas a huir de sus países debido a conflictos armados o persecuciones que ponen en riesgo su vida.  Una de las soluciones para ayudar a estas personas consiste en la creación de un campamento de refugiados.

¿Qué es un campamento de refugiados?

Un campamento de refugiados se puede definir como un asentamiento temporal para atender y dar acogida a personas refugiadas. Los servicios que se prestan principalmente son alojamiento, alimentación, educación y sanidad, entre otros.

Los campos de refugiados están concebidos como una solución temporal pero la prolongación de los conflictos hace que los refugiados lleguen a pasar años en un campo. La media son 17 años.

¿Qué atención se da a las personas que llegan a un campamento de refugiados?

Lo primero que se hace cuando llegan personas refugiadas a un campamento es proceder al registro, que consiste en la toma nota de los datos personales (el origen, el número de miembros de la familia y la causa de la huida, por ejemplo). En este momento, se analizan cuáles son las necesidades más urgentes de cada persona.

A continuación, se les proporciona alojamiento teniendo en cuenta la información facilitada en el registro, ya que es muy importante tener en cuenta aspectos como la discapacidad, por ejemplo.

Gran parte de los refugiados que llegan a los campos se encuentran agotados y desnutridos, por lo que la atención médica y psicológica también es un servicio prioritario.

Los retos diarios de un campamento de refugiados

ACNUR colabora con los gobiernos para garantizar la seguridad, pero garantizarla al 100% es muy complicado. Esto se debe a que, en ocasiones, conviven cientos de miles de personas y resulta difícil controlar todo lo que ocurre y porque, puede suceder, que los conflictos de los que huyen las personas alcancen también al campamento y se vean obligadas a huir.

Los menores de edad dejan de asistir al colegio al abandonar su país de origen, por lo que es importante ofrecerles formación gratuita para completar su educación. El campo de Kakuma, en Kenia, se ha convertido en un referente en este sentido, ya que las notas de sus estudiantes son superiores a la media nacional de Kenia. 50.000 menores acuden a las más de 30 escuelas del campo y una gran parte han logrado becas DAFI de ACNUR. Además, este campo destaca por ser el primer campo de refugiados donde se ha celebrado un evento TED.

Otro de los retos a los que se enfrentan diariamente las personas en los campamentos de refugiados es la alimentación. A diario, los refugiados reciben raciones de alimentos que les aportan los nutrientes necesarios para realizar sus actividades diarias. En el caso de las mujeres embarazadas o de los niños, este aspecto tiene una especial relevancia.

La obtención de agua potable y de energía eléctrica son dos problemas fundamentales a los que se enfrentan los campamentos de refugiados. En algunos casos existen fuentes de agua cercanas, como un río o un lago, pero en otros casos se deben construir pozos.

La mayoría de los campos de refugiados no cuentan con electricidad y ACNUR facilita lámparas solares o apuesta por el desarrollo de plantas solares como la del campo de  refugiados de Azraq.

La vida en un campamento de refugiados es complicada y la labor de ACNUR consiste en dar la esperanza de un futuro mejor. Si quieres colaborar con nosotros, hazte socio o realiza una aportación.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(4 votos, media: 4,50 de 5)

Comments

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *