Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Sudán del Sur, un conflicto olvidado

sudan del sur conflicto

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Sudán del Sur proclamó su independencia tras un referéndum llevado a cabo en 2011. Se convirtió así en el país más joven del mundo internacionalmente reconocido hasta día de hoy. Sin embargo, su corta historia ha estado marcada por el conflicto armado y el desplazamiento forzado de más de cuatro millones de sus habitantes, entre desplazados internos y refugiados en países vecinos.

 

Siendo aún una región de Sudán, el país estuvo azotado por la violencia desde los años 80 hasta comienzos de este siglo. Las consecuencias de la larga guerra civil estaban aún muy presentes cuando Sudán del Sur logró su independencia. Esto provocó que el nuevo Estado naciera en una situación muy vulnerable. Sus principales problemas heredados eran la inseguridad, una numerosa población desplazada y una extendida destrucción de infraestructuras.

En este contexto,  tuvo lugar un fallido golpe de estado en diciembre de 2013. El fracaso inicial del golpe no evitó que se formaran dos bandos armados y que la situación fuera degenerando en una guerra abierta. La violencia, los bombardeos y el desplazamiento forzado regresaron al país.

La violencia, los bombardeos y las masacres de civiles regresaron así a Sudán del Sur, que se sumergió en una guerra civil. El conflicto se ha desarrollado desde entonces de forma intermitente, con varios acuerdos de paz efímeros. En 2016 se produjo un recrudecimiento de la violencia, generado una enorme crisis humanitaria en el país.  

Actualmente, más de 5 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en Sudán del Sur. Aunque una hambruna localizada fue detenida en 2017, la inseguridad alimentaria aguda continúa creciendo por quinto año consecutivo. Esta situación está afectando de manera especial a los niños. La ONU calcula que 1,1 millones de niños de menos de cinco años podrían padecer malnutrición severa y dependerían de servicios de salvamento para sobrevivir.

Una nueva vida en Uganda

El conflicto de Sudán del Sur ha generado un ya 2,4 millones de refugiados en los países vecinos y 1,8 millones de desplazados internos. El 85% de los desplazados forzados son mujeres y niños. Las adversidades climáticas, que han traído periodos de sequía muy prolongados en los últimos años intercalados con otros de lluvias torrenciales, no han hecho sino empeorar aún más la situación.

Uganda es el país que más refugiados sursudaneses acoge, con más de un millón de personas viviendo en campos ubicados en este país. Gracias a un esfuerzo combinado por parte de la población ugandesa y el Estado, se está logrando acoger en las mejores condiciones posibles a los refugiados en un país que afronta de por sí graves problemas.

Su modelo, basado en la integración en el tejido productivo y de cesión de tierras, se trata de un proyecto piloto de acogida de refugiados que servirá en muchos otros países del mundo. Para muchos sursudaneses, la hospitalaria acogida recibida en Uganda se ha convertido en una oportunidad para empezar de cero en el país vecino y olvidar, al menos temporalmente, el conflicto que les persiguió en Sudán del Sur.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(2 votos, media: 5,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *