Afganistán necesita ayuda Afganistán necesita ayuda

Afganistán necesita ayuda

Ayuda a Afganistán

Tras vivir el pasado mes de octubre de 2023 uno de los terremotos más mortíferos de sus últimas décadas, Afganistán, vuelve a sufrir otra catástrofe natural. Esta vez han sido unas fuertes lluvias que han devastado las aldeas del norte del país, provocando inundaciones y riadas que han causado fallecimientos, personas heridas y miles de viviendas destruidas o dañadas.

Esto unido a la complicada situación que ya vive el país desde hace años, hace que su población sea tremendamente vulnerable. Necesitan ayuda urgente. Por favor, colabora.

Inundaciones en el norte

Desde el 10 de mayo el norte del país está sufriendo fuertes lluvias que han provocado inundaciones y riadas que han causado al menos 240 personas fallecidas, 300 heridas. Un número indeterminado de personas siguen desaparecidas y cientos permanecen atrapadas en sus casas bajo los escombros y el lodo. Todavía se están llevando a cabo las operaciones de rescate y búsqueda, lo que sugiere que el número de muertos podría aumentar significativamente.

Según la Agencia Nacional de Gestión de Desastres de Afganistán (ANDMA), 3.390 viviendas han resultado dañadas o destruidas como consecuencia de las inundaciones repentinas que asolaron las regiones nororientales de las provincias de Badakhshan, Baghlan y Takhar. Las infraestructuras públicas han sufrido graves daños, y 11 centros sanitarios han visto interrumpidos sus servicios. Además, carreteras, puentes y escuelas públicas han sufrido graves daños. La Organización Mundial de la Salud y el Grupo de Acción Sanitaria informan de un aumento de los casos de enfermedades transmitidas por el agua, sobre todo diarrea e infecciones cutáneas, en las regiones afectadas por las inundaciones.

Las autoridades y las comunidades están solicitando urgentemente ayuda, incluidos refugios de emergencia y artículos no alimentarios, suministros médicos, alimentos, dinero en efectivo, agua potable y kits de higiene. Se necesita ayuda y equipos adicionales en forma de maquinaria y combustible para la retirada de escombros, así como ambulancias y vehículos para transportar a las víctimas a los centros sanitarios locales.

afectados inundaciones afganistan

Foto: © WAW/Fazal Wahab Aman

El terremoto de octubre

El pasado 7 de octubre un seísmo de magnitud 6,3 hizo temblar la tierra del oeste del país en la provincia de Herat. Las réplicas fueron sucediéndose a lo largo de los días posteriores que siguieren provocando víctimas y daños materiales. Según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, el número de muertos alcanzó los 1.300 y 1800 personas resultaron heridas. Más de 19.200 personas se vieron directamente afectadas por los terremotos, 12 pueblos completamente destruidos, 2.500 casas derrumbadas y 8.100 familias (56.700 personas) necesitadas de ayuda.

La respuesta de ACNUR

ACNUR lleva más de 35 años de presencia en Afganistán y está trabajando estrechamente con socios nacionales e internacionales para responder a la situación como parte de una respuesta más amplia.

Afganistán acoge a más de 3,2 millones de personas desplazadas internas y 52.000 refugiadas, además de los 562.400 personas retornadas afganas que han vuelto de Pakistán desde el 15 de septiembre de 2023, tras el anuncio de Pakistán del "Plan de Repatriación de Extranjeros Ilegales".

Tanto en los pasados terremotos como ahora con las inundaciones, ACNUR está presente para evaluar las zonas afectadas y dar respuesta a las necesidades de la población afectada. Con estas últimas inundaciones ofrecen tanto apoyo psicosocial, como asistencia jurídica y dinero en efectivo, además de apoyo material distribuyendo refugios de emergencia, ropa y kits de artículos no alimentarios (mantas, bidones, bombonas de gas, utensilios de cocina, cubos y otros artículos domésticos esenciales)

Conflictos, hambre y desastres naturales

Afganistán lleva sumido en una crisis humanitaria desde hace muchos años. La violencia, los desastres naturales, la inseguridad alimentaria paralizante (el 45 % de la población padece desnutrición) y la inestabilidad económica es cada vez mayor.

Cuatro décadas de conflictos y violencia han empujado a millones de afganos al exilio. Afganistán ha sufrido una de las situaciones prolongadas de refugiados más graves del mundo. Irán y Pakistán acogen a casi el 90 % de todos los refugiados afganos registrados aunque desde que el Gobierno de Pakistán anunciara la devolución a Afganistán, a partir del 1 de noviembre de 2023, de los extranjeros indocumentados que residían en el país. Más de 400.000 personas regresaron a Afganistán entre el 15 de septiembre y el 30 de noviembre.

En agosto de 2024 se cumplirán tres años desde que los talibanes llegaran a Kabul, la capital del país, y derrocaran al gobierno afgano. La llegada de los talibanes provocó que una gran parte de la población afgana haya tenido que abandonar sus hogares, y muchas personas permanecen desplazadas dentro del país. Las personas que huyen lo hacen, prácticamente, con lo puesto. No tienen acceso a agua, alimentos ni ropa y viven en refugios improvisados.

familia afgana