Ayuda a niños refugiados

Más de la mitad de los refugiados del mundo son niños. ¡Envía ayuda!

Con 1 € envías 3 comidas para un niño en 1 día

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

Apenas han cumplido los 18 años y han pasado por las situaciones más difíciles de esta vida. Han visto morir a padres y familiares, han cruzado las fronteras en busca de un lugar seguro y han dejado todo atrás, sin tiempo para coger más que algo de ropa y comida para el camino. En ACNUR, ayudar a los niños refugiados para evitar que sufran abusos o acaben en manos de traficantes es una de sus prioridades.

65%
De los refugiados de Sudán del Sur son niños.
Riesgos
Tráfico sexual, explotación infantil, niños soldado, matrimonio infantil…
Con 18 €
Llevas a 1 niño al colegio durante 1 año.
 

Sudán del sur, una guerra librada por niños

En un país en guerra donde el 65% de la población es menor de edad, cientos de niños se ven forzados a sostener armas sin saber tan siquiera leer y escribir. De esta guerra, donde los niños intentan escapar de ser reclutados como soldados, han huido ya más de 1 millón y medio de menores. Muchos de ellos, no tienen recursos para poder ir al colegio y necesitan, hoy más que nunca, tu ayuda para poder tener un futuro tras haber tenido que huir.

Adolescentes que huyen de las maras y la violencia en Latinoamérica

Desde los países de Centroamérica, cada vez son más los niños que huyen a México y Estados Unidos. Muchos emprenden solos el camino, enfrentándose a ser raptados por las mafias durante la huida. Al llegar su destino, las cifras siguen siendo alarmantes. Más del 20% de quienes llegan a las fronteras de Estados Unidos han sufrido abusos en casa y, entre quienes llegan de El Salvador, el 72% necesitan protección internacional.

Eritrea y el servicio militar, a veces incluso antes de cumplir la mayoría de edad

No muy diferente es la situación para muchos de ellos en países como Eritrea. Al llegar a secundaria, muchos niños varones se ven obligados a empezar un servicio militar sin fecha de fin. Son sus propias madres las que a menudo les alientan a huir hacia Etiopía para que, tras cruzar las fronteras, puedan tener una vida mejor lejos de la violencia.

En otros lugares del mundo, como Bangladesh, la situación de muchos menores es muy similar. Miles de niños solos se han convertido en cabeza de familia y se ven obligados a cuidar de sus hermanos pequeños tras haber perdido a sus padres.

Ayudar a niños refugiados para que puedan ir al colegio y recibir agua, comida o refugio, es hoy más necesario que nunca para que puedan tener un futuro.