Ayúdanos a prevenir el ébola en el Congo

Y a brindar asistencia a los miles desplazados.

Niño africano

Ébola: más fácil de prevenir que de curar

Estamos a tiempo de evitar que la epidemia de 2013 se repita.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de declarar el brote de ébola en República Democrática del Congo (RDC) como una emergencia de salud pública internacional. Según datos conjuntos de su Ministerio de Salud y de la OMS, hasta el momento se han detectado 2.227 casos de personas infectadas; el número de muertes a causa del brote de ébola asciende ya a 1.531. La OMS ha tomado la decisión tras confirmarse el primer caso en la ciudad de Goma, una de las ciudades más pobladas del país.

Las provincias más afectadas por el brote han sido las de Kivu del Norte e Ituri, que son, además, las zonas más afectadas por la violencia y el desplazamiento. Cuentan con más de la mitad de todos los desplazados internos en el país: 1,8 millones en Kivu del Norte y 800.000 en Ituri. Ambas provincias comparten frontera con Uganda.

Este brote de ébola en RDC agrava la ya delicada situación por la que atraviesa el país desde hace meses. Multitud de grupos armados aterrorizan a la población, provocando violencia y caos. Miles de personas se han quedado sin hogar. Una de las áreas más castigadas ha sido llamada el "Triángulo de la Muerte". Allí, la violencia sexual es desmesurada y muchos niños son reclutados como soldados.

Con 8,5€ puedes vacunar a un niño refugiado

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

Reubicación de centros de tránsito superpoblados, chequeos e higiene para prevenir el ébola entre los refugiados

Para evitar una epidemia como la de 2013, la más mortífera de la historia, es importante evitar que el virus se extienda a ciudades y lugares y muy poblados, como los centros de tránsito que albergan a cientos de refugiados desesperados, que corren un riesgo particular.

Para reducir la amenaza de epidemias de ébola, que se transmite a través de fluidos corporales y otras enfermedades transmisibles como el cólera, endémico en la región, ACNUR está trabajando para reubicar con urgencia a las familias de refugiados de los centros de tránsito superpoblados a nuevos asentamientos de refugiados.

ACNUR realiza chequeos médicos y difunde medidas de higiene y de concienciación para evitar que la epidemia continúe propagándose. Además, garantiza que los refugiados, que ya tuvieron que huir de sus hogares y que han sufrido tanto, estén a salvo.

Al mismo tiempo, el ACNUR continúa trabajando en las zonas afectadas por el ébola para ayudar a los desplazados por la violencia que sufre la RDC, proporcionando refugio y protección de emergencia. Aun así, se necesita más asistencia para afrontar la situación que vive el país.

En Uganda, el ACNUR apoya el plan de respuesta al ébola dirigido por el gobierno, supervisa de cerca la situación y permanece alerta para responder de manera eficiente en caso de una escalada de emergencia. Los refugiados están incluidos en el Plan Nacional del Ébola, bajo la dirección del Grupo de Trabajo Nacional. El ACNUR se encuentra entre los miembros de este grupo de trabajo y apoya al Gobierno para fortalecer las instalaciones de vigilancia y detección existentes en los puntos de entrada utilizados por los congoleños.

Es imprescindible actuar antes de que sea tarde. Hasta el 12 de julio de 2019, solo se había recibido el 18% de los 379,2 millones de dólares necesarios para asistir a los refugiados y desplazados internos congoleños.

Envía kits de higiene, cloro, jabón, estaciones de lavado de manos, medicamentos, material de refugio, etc.