100 millones de personas obligadas a huir: por #100MillonesDeRazones

100 millones de refugiados y desplazados

Más de 100 millones de personas viven desplazadas a causa de la violencia, los conflictos o las violaciones de los derechos humanos. Esta cifra es la más alta registrada hasta la fecha y equivale al 1,3 % de los habitantes del planeta. Cada segundo que pasa, alguien, en algún lugar del mundo, se ve obligado a huir. Muchas carecen de lo más básico: un refugio. ¡Ayúdales! Por #100MillonesDeRazones

En los peores momentos, tu ayuda es vital

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

Récord histórico de personas desplazadas en el mundo

100 millones
de personas desplazadas en el mundo.
1 de cada 78
personas ha tenido que huir.
 
"La respuesta internacional a las personas que huyen de la guerra en Ucrania ha sido abrumadoramente positiva. La compasión está viva y necesitamos una movilización similar para todas las crisis del mundo”.
Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

ACNUR actúa

Envía ayuda humanitaria

Proporciona ayuda inmediata para salvar la vida de las personas obligadas a huir de sus hogares en lugares como Ucrania, Afganistán y Yemen.

Promueve la paz

Aboga por que los gobiernos encuentren soluciones políticas a las guerras y los conflictos y creen una paz duradera que permita a las personas regresar a sus hogares.

Protege el derecho al asilo

Promueve y protege el derecho a solicitar asilo de todas las personas obligadas a huir de su país.
 

Cuando una persona se ve obligada a huir para salvar su vida, su mayor anhelo es poder regresar a su hogar algún día. ACNUR trabaja para proteger y asistir a las personas refugiadas, pero el objetivo final es encontrar soluciones que les permitan reconstruir las vidas con dignidad y seguridad, ya sea en sus lugares de origen o en otros países. El apoyo y la ayuda de millones de personas solidarias con los refugiados les permite reiniciar su vida y tener una segunda oportunidad.

ACNUR les ayuda a reiniciar sus vidas

Reasentamiento

Muchos refugiados no pueden volver a su país por la situación de inseguridad. Por circunstancias, algunos tampoco pueden quedarse en el país donde inicialmente buscaron protección. En estos casos, ACNUR ayuda a reubicar a los refugiados en un tercer país. Los planes de reasentamiento eficientes y eficaces benefician a los estados de acogida.

Repatriación voluntaria

Regresar a casa con seguridad y dignidad sigue siendo la solución preferida para la mayoría de los refugiados. ACNUR solo recomienda la repatriación voluntaria si se cumplen las condiciones de seguridad y de dignidad necesarias. La Agencia supervisa los procesos de retorno y reintegración, y ofrece, a menudo, transporte y un primer paquete asistencia.

Integración local

Cuando el reasentamiento o la repatriación no son opciones, la construcción de una nueva vida en el país de acogida ofrece una solución duradera a muchos refugiados. La oportunidad de trabajar y ganarse la vida es una de las maneras más efectivas para que las personas puedan reconstruir su vida con dignidad. ACNUR apoya a los países para la ejecución de programas de integración.
 

Derecho a buscar asilo: un lugar donde sentirse a salvo

Quien sea, donde sea, cuando sea, toda persona tiene derecho a buscar asilo. Nadie elige ser refugiado, abandonar su hogar y dejarlo todo atrás. Sin embargo, cuando la vida corre peligro las personas se ven obligadas a huir. Mariam, procedente de Costa de Marfil, con 17 años fue obligada a casarse y sufrió mutilación genital femenina cuando era una niña. Sentía que estaba acabada y que su vida no tenía sentido. Se embarcó en una patera con dos de sus hijos pequeños, arriesgando sus vidas en un peligroso viaje hacia Europa. Logró llegar a Almería. Ella no quiso convertirse en refugiada, pero tuvo que escapar para ponerse a salvo a ella y a su familia. Detrás de esta historia llena de dolor hay también un testimonio esperanzador. Hoy Mariam trabaja como mediadora en un proyecto de acogida para mujeres subsaharianas con hijos. Sueña con abrir su propio negocio de artículos subsaharianos en Córdoba. Hoy, tiene una vida. "Me siento feliz y fuerte", asegura.

ACNUR trabaja cada día para ayudar a salvar vidas, proteger los derechos y construir un futuro mejor para las personas obligadas a huir de sus hogares. La Agencia colabora con las autoridades, las comunidades locales y el sector privado para innovar y ofrecer a las personas desplazadas educación, formación profesional y vías para reasentarse en terceros países o, cuando es posible, para regresar a casa de forma pacífica.

Las consecuencias de la falta de financiación para las personas que se ven obligadas a huir ponen en peligro sus vidas. La solidaridad es hoy más necesaria que nunca para proporcionar ayuda urgente. ¡Colabora!