Firma para acabar con la violencia de género

La crisis del coronavirus pone a las mujeres refugiadas en una situación de vulnerabilidad

147personas han firmado
3%
Quedan 3 meses y 3 días

Muchas mujeres refugiadas tienen que convivir con su agresor durante el confinamiento

El coronavirus ha afectado a todo el mundo a nivel sanitario, social y económico. Nadie está a salvo del virus, pero la situación es especialmente crítica para uno de los grupos de población más vulnerable: las mujeres refugiadas. Muchas de ellas no tienen la opción de pedir ayuda en caso de sufrir violencia de género durante la convivencia con su agresor.

Para las mujeres refugiadas, las medidas de confinamiento o de distancia social pueden tener consecuencias negativas si son víctimas de violencia de género. La crisis económica provocada por la pandemia puede hacer que muchas mujeres y niñas se vean obligadas a ejercer la prostitución o a recurrir al matrimonio forzoso para poder sobrevivir.

Las restricciones de movimiento o el cierre de algunos servicios debido a la crisis del COVID-19 están haciendo que las mujeres refugiadas tengan dificultades a la hora de acceder a ayudas vitales, como los alojamientos seguros o servicios psicosociales, de salud y seguridad.

Ayúdanos a que las mujeres refugiadas y desplazadas puedan sentirse a salvo durante la pandemia. Firma para acabar con la violencia de género.

 

¿Qué reclamamos?

 
 
“Todas las mujeres y niñas tienen el derecho a vivir una vida libre de cualquier forma de violencia. Debemos apoyar a las mujeres desplazadas y apátridas e instar a los gobiernos a priorizar la seguridad de las mujeres y de las niñas en su respuesta ante la pandemia.”
Gillian Triggs, Alta Comisionada Adjunta para Protección de ACNUR.
 

Las mujeres refugiadas lideran la respuesta frente a la violencia de género

Las mujeres refugiadas y desplazadas están liderando la respuesta para hacer frente a las situaciones de violencia de género que se puedan dar durante la crisis del coronavirus, ayudando a que las mujeres supervivientes reciban la ayuda que necesitan. También informan de las medidas de higiene y protección que se deben adoptar frente al virus del COVID-19.

ACNUR tiene en cuenta el riesgo de las mujeres refugiadas de sufrir violencia de género durante la pandemia, por lo que distribuye ayuda en efectivo de emergencia para que las mujeres refugiadas, desplazadas y apátridas puedan salir adelante a pesar de las circunstancias.