Testamento Solidario

Dejar una herencia o un legado solidario te permitirá seguir ayudando cuando ya no estés

Una alternativa sencilla y a tu alcance

Un testamento solidario consiste, simplemente, en incluir a una o varias ONG, ya sea dejando una parte de tu patrimonio (herencia) o un bien concreto (legado), sin perjudicar en ningún caso a tus herederos legítimos. Las ONG no están sujetas al Impuesto de Sucesiones, por lo que la donación llegará de forma íntegra a los refugiados.

La generosidad, el compromiso, el inconformismo o la empatía son valores que nos mueven a actuar. Tu testamento puede ser una herramienta que refleje esos valores y los convierta en ayuda directa para los refugiados del futuro.

.

¿Qué tienen en común un profesor madrileño y una refugiada rohingya?

Ramiro es consciente de la suerte que ha tenido en la vida y ha decidido buscar la manera de compartirla con los refugiados.

Hemos creado un asistente virtual para contarte su historia y para responder a las preguntas más comunes sobres los testamentos solidarios.

Descubre cómo Ramiro ha decidido ayudar a los refugiados a través de su testamento. La huella de la solidaridad no desaparece.

Descarga nuestra guía informativa sobre testamentos solidarios

Lo que puedes hacer con tu herencia o legado

3.300 €
1 mes de tratamiento para malnutrición severa para 110 niños.
12.000 €
Escolarización anual de 600 niños en la escuela primaria.
55.000 €
Refugios elevados para proteger de las inundaciones a 100 familias.
120.000 €
Tiendas de emergencia para 300 familias.
 
Por humanidad, porque todos podríamos llegar a convertirnos en refugiados; por solidaridad, porque con ella logramos que se produzcan pequeños milagros; porque he tenido contacto directo con refugiados y conozco bien el sistema de Naciones Unidas; porque admiro mucho la labor que ACNUR y sé lo necesaria que va a seguir siendo. Animo a quienes tienen solidaridad y empatía en su corazón a que se sumen a esta causa, a que se informen sobre esta sencilla alternativa del testamento solidario.
Aránzazu, Sevilla, 41 años.
Al incluir a ACNUR en mi testamento le he dado continuidad a la colaboración que mantengo desde hace tiempo. He llevado una vida plácida y sin grandes problemas, no he tenido que vivir ninguna guerra, pero sé que este mundo es un juego de cartas y no a todos le salen los triunfos. Creo que esta sociedad es más solidaria de lo que muchas veces queremos ver. Me siento satisfecho de haberlo hecho pensando que a alguien en algún lugar del futuro esto le valdrá para cambiar un siete de oros por una sota.
José Vicente, Madrid, 60 años.
"Yo no sé qué méritos tengo para disfrutar de un holgado bienestar material que me permite vivir sin mayores preocupaciones ni de qué méritos carecen millones de personas para verse forzadas a abandonar sus hogares sin medio alguno de subsistencia. Se trata de una injusticia tan enorme y tan difícil de reparar que hace que sea absolutamente necesaria la existencia de una organización como ACNUR. Por no tener herederos directos, a ella quiero dejar mi herencia para que cuando yo no esté en el mundo, este sea algo más justo."
Ramiro, 49 años, Madrid.
"A los 45 años decidí hacer testamento y tuve claro que iba a tener una parte solidaria. Soy sensible al sufrimiento y aporto mi granito de arena en vida y quiero hacerlo hasta el final, y más allá. ACNUR es una organización seria y valiosa, con una misión de vital importancia para la humanidad. Animo de corazón a las personas a que se planteen esta opción. ¡Yo vivo plenamente feliz y tranquila desde que hice mi testamento solidario!"
Olga, Madrid, 47 años.
"Haciendo testamento solidario agradezco mi suerte compartiéndola con los menos afortunados, que me ayudan a cuestionarme sobre mi dimensión humana y social. La solidaridad tiene más que ver con la cooperación que con la caridad, lo considero un deber y una responsabilidad colectiva. Por tanto, mi compromiso no quiero ni debo circunscribirlo a repartir lo que me sobra sino a arremangarme y a preguntar: ¿Qué podemos ofrecernos?"
María, Santa Cruz de Tenerife, 53 años.
"La mejor herencia que yo recibí de mis padres y que deseo legar ahora es haber aprendido a ser generoso y solidario. Ellos ya no están, pero estoy seguro de que se hubieran sentido muy orgullosos de mi decisión de incluir a los refugiados en mi testamento, porque el sufrimiento siempre nos ha conmovido y movido a actuar como familia. Voy a ser coherente con la educación en valores que me transmitieron a mí."
Felipe, Sevilla, 45 años.
"El trabajo que realiza ACNUR es imprescindible en la vida de los refugiados: la acogida y apoyo que les proporcionan en momentos críticos de su viaje a la incertidumbre. Por eso me he hecho socia de ACNUR y les he incluido en mi testamento. El día que me vaya de este mundo, me iré más feliz sabiendo que he podido ayudar a estas personas, ya sea para que los niños refugiados vayan a la escuela, o para que sus familias puedan comer y tener abrigo y asistencia en el viaje más difícil e indeseado de sus vidas. No hace falta ser rico para hacerlo. La fortuna ya la tenemos los que no tenemos que huir."
Silvana, Madrid, 47 años.
"Yo nací con la guerra civil, fueron tiempos de miedo y dificultades. Mi padre murió y unos parientes nos ayudaron mucho hasta que pude obtener un trabajo y ayudar a mi familia. Hace mucho tiempo que la causa de los refugiados por la guerra me motiva y colaboro todos los meses con ACNUR. Gracias a una carta informativa, pensé por primera vez en esta posibilidad y que no hacía falta tener mucho para aportar. Como tengo unos cuadros de cierto valor, los he legado. Quiero que sirvan para ayudar a los refugiados."
Dora, Vitoria-Gasteiz, 86 años.

¿Por qué hacer testamento solidario?

Sin herederos legítimos ni testamento, tus bienes pasarían a disposición del Estado. Es un acto de responsabilidad y libertad que puedes hacer a cualquier edad de forma sencilla, y es un ejemplo de coherencia ética cuando incluyes en tu testamento solidario, además de a los tuyos, a quienes más lo necesitan y deseas seguir ayudando en el futuro.

¿Por qué incluir a ACNUR en tu testamento solidario?

Porque con ACNUR te aseguras seguir protegiéndoles. Cada minuto 24 personas en todo el mundo se ven obligadas a huir de sus hogares. 79,5 millones de refugiados y desplazados lo han perdido todo. Vivimos en una situación sin precedentes y de difícil resolución.

¿Qué puedes dejar a los refugiados?

Puedes donar en tu testamento solidario en la medida de tus deseos y posibilidades, del mismo modo que se hace en vida. No es necesario contar con un gran patrimonio porque cualquier aportación es valiosa y tendrá impacto en las vidas de los refugiados.
 
EQUIPO DE HERENCIAS Y LEGADOS
¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?
Si tienes cualquier tipo de duda, puedes rellenar este sencillo formulario. El equipo de Testamentos Solidarios, con el apoyo de nuestra asesoría jurídica en caso necesario, te atenderemos de forma personalizada y confidencial, sin ningún tipo de compromiso ni coste por tu parte.

Tania Hernández

91 369 19 50
 
 
EQUIPO DE HERENCIAS Y LEGADOS

¿Por qué ACNUR merece tu confianza?

Mandato único

Nace por decisión de la ONU en 1950. Su mandato es asistir y proteger a refugiados y desplazados forzosos en todo el mundo.

Transparencia

Tanto ACNUR como el Comité español son organizaciones regidas por criterios estrictos de rigor, transparencia y uso eficiente de los fondos.

Equipo

Desde cada donante hasta cada trabajador de terreno que entrega la ayuda, somos un gran equipo del que es un orgullo formar parte y donde todos somos necesarios.

Comité español de ACNUR

Es el vehículo de apoyo a los refugiados para la sociedad española. Desde 1993, sensibiliza sobre esta causa y recauda fondos para las operaciones de ACNUR en todo el mundo.

Incidencia

Trabaja para adecuar las políticas, prácticas y legislaciones de los países a las normas internacionales. Usa la incidencia política para garantizar la protección de las personas bajo su mandato.

Impacto

Protege, asiste y busca soluciones para más de 50 millones de personas en contextos difíciles. Está en 130 países y trabaja con gobiernos, ONG y comunidades locales.