Crisis en el Sahel

Entre la pobreza y la violencia, el hambre ataca.

En el Sahel ya hay más de 3 millones de personas desplazadas a la fuerza. Además, con el 80% de las tierras de cultivo afectadas por el calentamiento global, casi 4 millones de personas sufren inseguridad alimentaria. Necesitan ayuda urgente.

Con 30 € al mes, envías comida diaria a un niño

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
“Es en el Sahel donde debemos intervenir antes de que esta crisis sea imposible de gestionar".
Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados
3,9 millones
de personas sufren inseguridad alimentaria.
80% de tierras
de cultivo afectadas por el calentamiento global.
 

Los desplazados internos en Burkina Faso se han multiplicado por 16 desde enero de 2019

Con 3 millones de refugiados y desplazados, la del Sahel es una de las crisis de desplazamiento de más rápido crecimiento en el mundo y, sin embargo, una de las más olvidadas. Solo en Burkina Faso los desplazamientos internos se han multiplicado por 16 desde enero de 2019. En este momento, hay en el país 848.000 desplazados internos y unos 25.000 refugiados malienses. Las comunidades de acogida son muy pobres, los servicios de salud están sobrecargados, las escuelas son inadecuadas y la sequía ha provocado una carestía de alimentos.

La llegada del COVID-19 a la región está complicando aún más la situación. Los casos positivos aumentan y los servicios sanitarios no están capacitados para hacer frente a la inminente emergencia sanitaria. El impacto socioeconómico tendrá consecuencias a largo plazo para la seguridad alimentaria, el acceso a los servicios y a los medios de vida en toda la región, especialmente en las poblaciones desplazadas.

ACNUR está ampliando su respuesta a esta crisis cada vez más profunda. Necesita 186 millones de dólares para proporcionar protección y asistencia a los refugiados, desplazados internos y comunidades de acogida en la región del Sahel, incluida la prevención y respuesta de COVID-19.

Las personas forzadas a huir y las comunidades que las acogen necesitan desesperadamente cobijo, alimentos, agua potable, protección, atención sanitaria y educación. ¡Ayúdales!