Siria: doce inviernos en guerra

Invierno en Siria

Para muchos sirios, este será el duodécimo invierno consecutivo que viven en desplazamiento. La mayoría afronta el inminente desplome de las temperaturas en una situación crítica: sin techo ni abrigo. 14,6 millones de personas en Siria necesitan ayuda humanitaria. Una manta, un calefactor o un refugio pueden salvarles la vida. ACNUR está sobre el terreno proporcionando asistencia a los más vulnerables, pero no puede hacerlo solo. Tu apoyo es vital. ¡Colabora!

19.000
tiendas de campaña necesarias para proteger a las personas que viven en los campamentos del duro invierno.
El 90 %
de la población en Siria vive bajo el umbral de la pobreza.
14,6 millones
de personas necesitan ayuda humanitaria en Siria.
 

11 años después, te siguen necesitando.

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

Tu generosidad se transforma en:

Materiales de emergencia

Como medicinas, agua potable, alimentos, refugios y artículos básicos.

Soluciones a largo plazo

Como educación, acceso médico, asesoramiento legal y ayuda psicosocial.

Esperanza en el futuro

Medios de vida, dignidad, estabilidad, autosuficiencia.
 
"El conflicto en Siria ha durado casi tanto como la Primera y la Segunda Guerras Mundiales combinadas. Toda una generación de niños no ha conocido más que dificultades, destrucción y privación".
Mark Lowcock, Coordinador del Socorro de Emergencia (ONU).

ACNUR, en Siria desde 2011

Durante estos once años de guerra en Siria, ACNUR ha estado apoyando a los refugiados y a los desplazados internos, y continúa haciéndolo más de una década después del inicio del conflicto.

Gran parte de la infancia siria solo ha conocido la guerra y la huída. Más de una década de bombas y ataques deja trauma, sufrimiento, miles de muertos y uno de los mayores éxodos de la historia reciente. Una generación entera de sirios está en peligro y, sin embargo, esta emergencia está cada vez más alejada del foco mediático. El conflicto en Siria no se detiene y las necesidades aumentan cada día. Se requiere una acción urgente y contundente por parte de la sociedad y los Estados. Es necesario un compromiso firme de la comunidad internacional para afrontar los desafíos que se presentan. El apoyo internacional permitiría a las comunidades de acogida alcanzar sus objetivos, y a la población refugiada construir un futuro digno a través de la educación, el trabajo y el acceso a la atención médica.

En 2022, habrá más desplazamiento forzado. Solo en el mes de enero, 45.000 personas fueron desplazadas como consecuencia de las hostilidades en la gobernación de Al-Hasakeh, en el noreste de Siria.

La crisis de Siria sigue siendo la mayor crisis de desplazamiento del mundo. La COVID-19 también ha provocado también una grave crisis económica y social que sigue afectando a los refugiados, a los desplazados internos y a sus comunidades de acogida. Aunque los países de acogida y la comunidad internacional han seguido prestando apoyo a los sirios, es probable que la difícil situación socioeconómica siga empeorando y repercuta negativamente en las personas refugiadas, las comunidades de acogida y los desplazados internos en 2022.

Hasta ahora, ACNUR solo ha recaudado el 10 % de los fondos necesarios para hacer frente a la emergencia en Siria durante 2022. ACNUR está en terreno y sabe cómo salvar vidas, pero no puede hacerlo solo. Por eso, hace un llamamiento a los estados y a la sociedad para poder cubrir la falta de financiación.