Sequía y hambre en el Cuerno de África Sequía y hambre en el Cuerno de África

Sequía y hambre en el Cuerno de África

Ayuda al Cuerno de África

El Cuerno de África está sufriendo una sequía sin precedentes de las últimas 40 décadas. 18,4 millones de personas de la región se enfrentan a una grave hambruna, a la inseguridad alimentaria y a la escasez de agua. Varios años consecutivos sin estación de lluvias han secado las fuentes de agua, han arrasado los cultivos y han provocado la muerte del ganado. La sequía es la cara más devastadora del cambio climático en esta región del planeta. Provoca pobreza y hambre.

El Cuerno de África necesita tu ayuda.

18,4 millones

de personas de la región sufren hambruna grave, inseguridad alimentaria y escasez de agua.

7,1 millones

de niños de Etiopía, Kenia y Somalia sufren malnutrición aguda.

1,75 millones

de personas desplazadas internamente en Somalia y Etiopía.

Obligados a huir por la sequía en el Cuerno de África

El Cuerno de África sigue afrontando una grave crisis humanitaria, con millones de personas necesitadas de ayuda a causa de la sequía, los conflictos y la incapacidad para cubrir las necesidades básicas. A medida que la crisis se agrava, cientos de miles de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en busca de alimentos, agua y refugio. La región se ha visto afectada por años de sequía que han provocado pérdidas en las cosechas y falta de alimentos, lo que ha provocado que más de 18 millones de personas de la zona se enfrenten a una grave hambruna, una inseguridad alimentaria sin precedentes y por supuesto, a la falta de agua. Se calcula que 7,1 millones de niños de Etiopía, Kenia y Somalia sufren malnutrición aguda.

Una encuesta reciente de UNHCR sobre nutrición alertaba sobre la desnutrición infantil (emaciación, retraso del crecimiento y anemia) entre los niños refugiados en los asentamientos de países como Etiopía y Kenia. Esta situación se produce por la falta de financiación y el aumento de las necesidades humanitarias en todo el mundo que están provocando recortes en las raciones de comida de la población desplazada cuando más lo necesitan.

Según los últimos datos, 1,75 millones de personas habían sido desplazadas internamente en Somalia y Etiopía, mientras que 180.000 personas refugiadas de Somalia y Sudán del Sur han cruzado las fronteras hacia zonas afectadas por la sequía en Kenya y Etiopía.

Etiopía

La situación de sequía sigue empeorando en el país tras cinco temporadas consecutivas de lluvias fallidas y ahora que se acerca la "temporada de escasez" (periodo entre cosechas), se complica aún más. Inseguridad, inflacción... la sequía tiene un impacto devastador y acumulativo en todo el país que ha destruido medios de subsistencia y provocado el desplazamiento de miles de personas.

La emergencia más reciente en la región somalí de Etiopía ha sido la llegada de 100.000 personas, muchas de ellas mujeres, niños y personas vulnerables, a la zona de Doolo, tras una escalada de los combates y un deterioro de la situación de seguridad en Laascaanood, en la región somalí de Sool.

madre con sus hijos

Somalia

Somalia también está enfrentándose a la sequía más larga y grave de su historia. El reducido acceso al agua y la cada vez menor cantidad de pastos ha afectado a las comunidades agrarias de toda la región, obligándolas a abandonar sus lugares de origen en busca de agua, alimentos, pastos o ayuda humanitaria. Más de 1,3 millones de somalíes se han visto desplazados internamente.

Según la Red de Seguimiento de la Protección y el Retorno (PRMN), dirigida por ACNUR, en febrero se registraron 234.000 desplazamientos dentro de Somalia. Del total de desplazamientos el 62%, se atribuyó al conflicto o la inseguridad, el 34% a la sequía y el 4% a otros motivos. Las cinco principales necesidades humanitarias de las familias desplazadas fueron la alimentación (53%), el alojamiento (18%) y los medios de subsistencia (18%).

mujer de somalia

Kenia

En el país, la situación de sequía sigue siendo crítica en 22 de los 23 condados en tierras áridas y semiáridas debido a la tardía y escasa temporada de lluvias de octubre a diciembre de 2022. En los condados de Turkana y Garissa, la falta de precipitaciones ha provocado una grave escasez de agua provocando inseguridad alimentaria. El condado de Turkana, que incluye el campamento de Kakuma y el asentamiento de Kalobeyei en la parte Occidental, siguen en fase de alarma, según la Autoridad Nacional de la Sequía (NDMA). El condado de Garissa también está gravemente afectado por sequía mientras que los campamentos de Dadaab siguen recibiendo nuevas llegadas de Somalia.

La labor de ACNUR

ACNUR lanza un llamamiento sobre la situación en el Cuerno de África dirigido a 3,3 millones de desplazados internos, refugiados, solicitantes de asilo y sus comunidades de acogida en Etiopía, Kenia y Somalia. Para responder a las necesidades humanitarias necesitan 137 millones de dólares.

Desde ACNUR se está trabajando junto a las autoridades locales en la protección y el apoyo a las personas refugiadas y desplazadas en Kenia, Somalia y Etiopía en estos ámbitos.

  • Albergues de emergencia y artículos para el hogar.
  • Suministro de agua con camiones cisterna y se cavarán nuevos pozos.
  • Renovación de los sistemas de agua y saneamiento existentes.
  • Ayuda en efectivo a personas en situación de mayor vulnerabilidad.
  • Apoyo de asistencia nutricional a mujeres, niñas y niños en las instalaciones sanitarias.
  • Intensificación de la protección a la infancia y prevención de violencia de género.
  • Fortalecer monitoreo de las fronteras facilitando el registro y el acceso a la documentación.
Vídeos
  1. ACNUR
  2. Sequía y hambre en el Cuerno de África