Morir de frío: un riesgo para los refugiados de cara al invierno

Niño sirio refugiado

Vivir lejos de una casa, sin unas paredes y un techo para protegerse, una estufa para calentarse o una manta con la que cubrirse, no es fácil

Esta es la situación que enfrentan millones de personas al llegar el invierno: los refugiados. Las zonas más afectadas son las de Siria e Irak, donde al llegar los meses de diciembre a marzo las temperaturas podrían ser inferiores a 15 grados bajo cero.

Si no actuamos rápido, niños que viven en refugios y tiendas de plástico podrían morir de frío este invierno.

Para evitar la posibilidad de hipotermia, ACNUR facilita aislantes para las tiendas y refugios, mantas térmicas y calefactores para los refugiados. Aunque ya se han repartido materiales para más de 630.000 personas desplazadas en Siria, las necesidades son aún mayores.

Ayuda a miles de niños este invierno

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis