Súmate al reto de su educación superior

Educación superior refugiados

Ya te hemos contado cómo la educación superior transforma la vida de las personas desplazadas de una manera muy profunda, les permite prosperar y labrarse su propio futuro sin depender de la ayuda humanitaria.

Cada euro destinado a la educación de una persona desplazada tiene un efecto multiplicador porque prepara el camino para el empleo, fomenta la autosuficiencia y ayuda a las personas a desarrollar su potencial y contribuir con sus comunidades de acogida.

Una matrícula universitaria durante un año cuesta 865 €. Esta inversión cambiará su vida para siempre.

La educación no es solo un derecho humano básico; es también un refugio para huir del trauma y una oportunidad para construir un futuro seguro y digno. Tú puedes dar una nueva oportunidad a esos jóvenes que carecen de casi todo, pero tienen lo más importante: las ganas de luchar por un futuro mejor para ellos y para sus comunidades.

Tu ayuda transforma sus vidas

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

* Cada beca incluye tasas de matriculación, gastos de viajes, alojamiento, libros, comida, uniformes y costes administrativos.

Súmate al reto de la educación superior de las personas refugiadas

El problema

Solo un 5 % de los jóvenes refugiados tiene la oportunidad de acceder a estudios universitarios o de formación profesional. Esto limita sus oportunidades y les impide desarrollar su potencial y ser autosuficientes.

La solución

ACNUR tiene como objetivo elevar ese porcentaje hasta el 15 % en 2030. Por eso, en 2020 lanzó la campaña "Apuntar más alto" para impulsar el acceso de refugiados a la educación superior y otorgar 1800 nuevas becas.

Lo que tú puedes hacer

Quedan muchas becas por financiar. Únete al reto de ACNUR para dar una nueva oportunidad a jóvenes que lo han perdido todo, pero no las ganas de formarse para poder tener un futuro mejor para ellos y sus comunidades.
 
"No me imaginaba accediendo a la educación superior. Mi estatus de refugiado era un obstáculo demasiado grande".
Shimiyana, de 24 años, estudia hoy Informática gracias a una beca de ACNUR.