El frío amenaza a los refugiados

Una manta, un calefactor o un refugio pueden salvar vidas.

El impacto económico de la pandemia de COVID-19 está complicando aún más la situación de millones de personas que no tienen medios para combatir las bajas temperaturas.

3,8 millones
de refugiados sirios e iraquíes, desplazados internos y refugiados de otras nacionalidades, necesitan ayuda para afrontar el invierno.
211,3 millones
necesarios para que ACNUR pueda llevar a cabo el Plan de Invierno 2020-2021.
10º invierno
consecutivo de desplazamiento para millones de desplazados en Siria.
 

Ayuda a los refugiados que sufren el frío este invierno

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...

Con tu donativo, ACNUR:

Entrega materiales

Mantas, estufas, latas de keroseno, lonas de plástico, lámparas solares.

Mejora los refugios

Se revisan y reparan refugios e instalaciones en mal estado.

Envía ayudas económicas

Ayudan a las familias más vulnerables a cubrir los gastos adicionales durante el invierno.
 
A veces no siento las piernas por la noche, pero aún así intento dormir.
Hazrat, de 14 años, uno de los refugiados que sufre el frío

Diez inviernos consecutivos como refugiados

Miles de refugiados afrontan el frío del invierno a la intemperie o en precarios refugios en Siria, Irak Turquía o Egipto. Las bajas temperaturas amenazan a muchas familias que han tenido que huir de sus países y se encuentran sin nada, atrapados entre fronteras o tratando de sobrevivir en los países de acogida.

Durante los meses de invierno para los refugiados el frío constituye una amenaza a su salud y a su vida. Una manta, un calefactor o un refugio seguro pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

ACNUR estima que alrededor de 3,8 millones de refugiados sirios e iraquíes, así como desplazados internos y refugiados de otras nacionalidades, necesitan asistencia adicional durante este invierno en Siria, Irak, Líbano, Jordania y Egipto. Para muchas personas en Siria este será el décimo invierno consecutivo en desplazamiento.

Para cumplir su plan de invierno, ACNUR necesita 211,3 millones de euros. El apoyo recibido hasta el momento es grande, pero insuficiente. Una manta térmica o un calefactor puede salvar la vida de una persona. Envía ayuda a los refugiados para afrontar el frío invierno.