Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

‘Balseros’: un documental sobre inmigrantes cubanos

Balseros Foto: Muhur

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Los documentales son ventanas a un mundo particular que nos pueden ayudar a entender determinadas situaciones, como las que están sufriendo algunas personas que tienen que dejar sus casas para buscar una vida mejor con más recursos. Hoy queremos hablar de Balseros, un filme documental de la productora Bausan Films en colaboración con TV3 sobre las experiencias vividas por varios balseros cubanos.

New Call-to-action

La historia de ‘Balseros’

balseros
Foto: Ryhor Bruyeu

Es el verano de 1994, y un equipo de reporteros de la Televisión de Cataluña filma y entrevista a siete cubanos y sus familias. Las historias tratan sobre la preparación de su salida de Cuba en unas balsas que confeccionaron ellos mismos.

Las familias intentaron buscar una vida mejor echándose al mar, pero tuvieron que ser rescatados de las frías aguas y llevados al campamento de la base estadounidense de Guantánamo. Sus familias de Cuba estuvieron meses sin saber nada de ellos, excepto en el caso de una mujer que fue retornada a su país.

El documental trata sobre su vida siete años después de que cruzaran las aguas del estrecho de Florida para buscar una nueva oportunidad y su evolución tras más de un lustro fuera de casa. El filme retrata su vida en Estados Unidos, su adaptación a un nuevo medio, pero sobre todo las razones de su huida de Cuba.

En sus testimonios se escuchan historias de miedo, de incertidumbre, pero también de esperanza y adaptación a un nuevo entorno, muy diferente al de Cuba. El documental fue nominado por la Academia al Óscar al mejor documental en 2004, consiguió la candidatura al premio Goya 2002 al mejor documental y se presentó en el Festival de Cine de Sundance en 2003. También recibió el Premio Nacional de Cine de Cataluña y ganó el premio al mejor documental sobre tema hispanoamericano de un director no hispanoamericano en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana en 2002. Cabe destacar asimismo que fue ganador del premio Emmy a la mejor fotografía.

La inmigración en los años 90

Muchos países llevan décadas sufriendo conflictos internos, como los económicos, que hacen que sus habitantes se marchen en busca de una vida mejor. En Cuba, al ser una isla, muchas de estas huidas se han producido por mar, lo que conlleva numerosos peligros. En el caso de los balseros de este documental, se une el riesgo de viajar en unas embarcaciones sin ninguna medida de seguridad, junto a mujeres, niños y otros pasajeros vulnerables a las jornadas por mar y a no saber si van a ser deportados cuando lleguen a las costas estadounidenses.

En este documental podrás conocer de primera mano las historias de una huida para buscar una nueva oportunidad lejos de casa. Estos balseros cubanos dejaron todo atrás para enfrentarse a una nueva vida, y este documental es un relato de su trayecto hasta llegar a su destino. ¡No te lo puedes perder!

New Call-to-action

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Comments

  • La película, Balseros, fue muy inspiradora para mí. En clase, Evan dijo que fue muy inspiradora para él también. La manera en que la película sigue las vidas de siete refugiados me hace más empática de ellos. Balseros muestra que la vida de un refugiado es muy duro porque no tiene nada cuando emigra a los EEUU. Ellos no tienen familia, no tienen mucho dinero, y no tienen necesidades básicas como un carro o una casa. Ciertamente, Rafael dice alguna vez que solo lo que quiere es “un carro, una casa, una buena mujer”. Estas cosas son partes fundamentales de la vida que muchas personas dan por hecho, incluyendo yo. Yo siempre he tenido un carro y una casa, pero estas cosas son unos objetivos de la vida por Rafael. Los refugiados también no tienen familia en los EEUU y esto sería muy aislado. Por esta razón, Oscar casó con la primera mujer que vio cuando llegó a los EEUU. Oscar fue tan desesperado tener una persona que conoce en los EEUU que casó con una persona aleatoria. Finalmente, los refugiados no tienen mucho dinero y necesitan buscar trabajos duros para sobrevivir. Por ejemplo, Misclaida vende drogas, Guillermo trabaja en una tienda, y Rafael trabaja en una fábrica. Claramente, las condiciones de los refugiados son peores y muy difíciles. En esta clima political, los refugiados son discriminados en los EEUU, pero Balseros muestran las vidas reales de ellos. Como Dewi dijo en clase, debemos tratar los refugiados mejores porque ellos solo quieren sobrevivir y mejorar la vida como todos.

  • El documental Balseros sigue a siete soñadores cubanos que escaparon a los EE.UU. durante el
    éxodo cubano en 1994 y retrata sus vidas una vez que se habían asentado en los EE.UU.. Estos siete cubanos, algunos de los unos 50.000 que salieron de Cuba durante ese período, arriesgaron sus vidas a bordo de balsas endebles para escapar de la devastada economía de Cuba, que sufrió la retirada de la ayuda financiera soviética durante la desintegración de la Unión Soviética. Deseando una vida más libre, cada uno de los siete balseros estaba decidida a crear una nueva vida para ellos mismos en América. Cada balsero tenía sus aspiraciones individuales: Guillermo quería ver a su hija que vivía en Miami; Rafael quería “un carro, una casa, una buena mujer”; Juan Carlos era dedicado trabajar duro (“no vacaciones”), mientras que su esposa Misclaida esperaba bailar todo el día “ocho horas sin parar, hasta que mis pies me digan basta”. Miles de cubanos se separaron de sus familias y se fueron a Florida. Muchos murieron en el mar, y otros como Mericys tuvieron que regresar porque sus balsas no eran lo suficientemente estables para resistir el mal tiempo. Muchos de los supervivientes fueron tomados por el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos, transportados a la base naval en Guantánamo y detenidos durante varios meses antes de obtener los visados de inmigración para entrar en los EE.UU.. Las agencias sin fines de lucro ayudaron a estos refugiados, al llegar a los EE.UU., a obtener empleo y vivienda, pero me parece que los inmigrantes cubanos no entendían lo difícil sería la vida en
    los EE.UU., donde apenas podían ganarse la vida mientras que trabajaban en empleos serviles.
    Mericys que consiguió un trabajo y comenzó una nueva vida dijo que no fue fácil para ella. Como Rafael se hizo un cristiano revivido, Misclaida llegó a traficar con drogas, Guillermo se reunió con su familia y Oscar encontró a una nueva mujer, cada una de las siete figuras se había adaptado a sus nuevas vidas de su propio modo en su búsqueda del “Sueño Americano.”

  • “Balseros” es un documental sobre la vida de siete balseros, ósea siete inmigrantes cubanos, que cruzaron el mar en embarcaciones precarias en busca de una vida mejor en los Estados Unidos. Me pareció una película muy singular, y quizás muy justa, por su manera de tratar de la inmigración. Aunque examina una temática que hace parte integrante de nuestro cotidiano, pocas son las imágenes o los discursos que realmente consiguen pintar una representación honesta de este fenómeno. A veces demasiados crudos o excesivamente emotivos, un buen documental trata de transmitir algo ‘apasionadamente desapasionado’, pues requiere nada menos que romper las reglas de ese oxímoron, y me parece que es lo que “Balseros” consiguió. En efecto, el documental presenta un cuadro completo de la trayectoria de los migrantes, ya que no solo describe el miedo de la travesía o el entusiasmo de la llegada a los Estados Unidos, sino también las desilusiones y las dificultades de la integración. En este sentido la historia de Juan Carlos y Misclaida refleja bien todos los matices y sutilizas de integrarse en un nuevo país: la euforia de cuando llegan en su nueva casa en Connecticut se transforma lentamente en una decepción amara por la falta de contacto humano y de ascensión social. Estas dificultades de integrarse son muchas veces pasadas por alto, aunque son determinantes de la experiencia migratoria. En efecto, emigrando, los personajes de la película no desvinculan de sus preocupaciones sino, por el contrario, añaden más. El pariente que hospeda a Oscar lo advierte desde su llegada que si no empara el inglés se quedará sordo y mudo. Otro ejemplo es lo de Mérecys, que cuenta como la vista de la abundancia de bienes de consumos la hace sufrir porque son tantas cosas que no puede ver su hija que se quedó en Cuba. La fuerza de “Balseros” se queda en eso, en el plantear una pregunta fuera de lo común sobre la inmigración: ¿quizás lo más difícil no será de cruzar el mar en embarcaciones precarias sino de sobrevivir a la integración en un nuevo país?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *