Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Claves para entender la psicomotricidad relacional en los niños

psicomotricidad relacional iStockphoto

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

El crecimiento y la maduración de los niños es un proceso relacionado no solo con aspectos físicos y cognitivos. Por el contrario, se trata de algo mucho más complejo que incluye otros componentes como el desarrollo motriz, el movimiento y la parte afectiva.

La psicomotricidad relacional es un término que vincula justamente todos estos elementos y ayuda a que los niños no solo tengan conciencia de sí mismos como sujetos, sino también del rol social que ocupan.

El objetivo es que los pequeños establezcan una relación dinámica con su cuerpo y que ello se convierta en una herramienta para realizar procesos de pensamiento operativo, es decir, que puedan aplicar fácilmente a su realidad.

¿Cuáles son los diferentes tipos de psicomotricidad relacional que existen?

Como padres debemos tener claro que la psicomotricidad relacional es un proceso clave para el desarrollo de nuestros hijos, pues no solo explora la parte fisiológica del crecimiento, sino también los aspectos individual, afectivo y social.

Sin embargo, conviene distinguir los tres tipos de técnicas que  pueden llevarse a cabo al profundizar en este concepto. Veamos en qué consisten y qué objetivos persiguen:

a) Educativa/estimulativa/preventiva

Estas prácticas tienen lugar en la educación infantil y primaria, y su objetivo es el acompañamiento del niño en su desarrollo evolutivo. Los ayuda a adaptarse a ciertos parámetros sociales, los estimula para que saquen a flote sus talentos, habilidades y destrezas y, finalmente, los invita a prevenir ciertas actitudes que pueden poner en peligro su desarrollo.

b) Reeducativa

Son técnicas dirigidas a niños con algún problema madurativo o relacional. En estos casos, las actividades se desarrollan en espacios más amplios para lograr una motivación global y más completa.

c) Terapéutica

Este último nivel supone el desarrollo de técnicas para aplicarlas a niños con problemas más graves de adaptación social o a quienes les cuesta entablar relaciones con sus semejantes. El objetivo de esta técnica es identificar las causas del problema y poner en marcha dinámicas para superarlo.

Beneficios de las técnicas de psicomotricidad relacional

Antes hemos dicho que la psicomotricidad relacional constituye un conjunto de técnicas destinadas a lograr el desarrollo global de la persona a través de su relación con el cuerpo. Sin embargo, no es este su único beneficio. Veamos otros:

  • Es una técnica integral, es decir, que favorece el desarrollo afectivo-social, cognitivo y motor. Ninguno de estos aspectos puede entenderse por sí solo; el crecimiento es, en realidad, la suma de todos.
  • Favorece el liderazgo de la persona en sus procesos de interacción social, así como el movimiento libre y espontáneo y la expresión de deseos, preferencias, miedos y otros rasgos de la personalidad de los niños.
  • Inculca prácticas y valores como el respeto, la escucha activa, la solidaridad o el buen trato a nuestros semejantes, entre otros.
  • Las experiencias y las vivencias propias de estas técnicas no quedan en el plano práctico o anecdótico. El objetivo es interiorizarlas hasta obtener de ellas las enseñanzas individuales y colectivas que favorezcan el desarrollo del niño.

El progreso psicomotor es esencial para el desarrollo integral del menor. Gracias a él, el niño descubre el entorno y se relaciona con él, a la vez que se familiariza con sus propias capacidades y limitaciones y va desarrollando y potenciando todas sus destrezas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, media: 5,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *