Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Influencia de la nutrición infantil en el rendimiento escolar

nutricion infantil

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos.

Según datos de la FAO, el hambre afectó a 815 millones de personas en el mundo en el año 2016, el 11% de la población mundial. Además, alrededor de 155 millones de menores de cinco años padecen desnutrición y 55 millones sufren desnutrición aguda.

La nutrición infantil tiene un impacto en la vida de los niños y en su desarrollo. De hecho, todos los niños tienen derecho a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social, tal como regula la Convención sobre los derechos del niño.  

 

¿Cuáles son las causas de la desnutrición infantil?

La desnutrición infantil es causada por una ingesta insuficiente de alimentos (tanto en lo que se refiere a la cantidad como en lo referente a la calidad), la falta de atención adecuada y la aparición de enfermedades infecciosas.

No obstante,  la falta de acceso a la comida suele ir acompañada de otras carencias, como la falta de atención sanitaria o la falta de agua potable. Todo ello deriva resultado de una situación extrema de pobreza y desigualdad.

La nutrición infantil y el rendimiento escolar

La nutrición infantil y el rendimiento de los niños en la escuela son conceptos estrechamente vinculados. De hecho, la desnutrición infantil tiene graves consecuencias en los niños:

  • Reducción de la atención.
  • Falta de concentración a la hora de realizar tareas.
  • Consecuencias de la conducta del niño.
  • Dificultades para aprender, comunicarse o socializar con otros niños.
  • Enfermedades que afectan al crecimiento.
  • Retraso en el crecimiento físico y motor.

Los niños se encuentran en un proceso de crecimiento, por lo que necesitan una nutrición que favorezca su desarrollo. En este sentido, son especialmente importantes los nueve meses de embarazo y los dos primeros años de vida del niño.

El problema de la desnutrición infantil en los campos de refugiados

El hambre y la desnutrición son dos de los aspectos que ACNUR atiende cuando los refugiados llegan a un campo o asentamiento. El objetivo es aportar una dosis mínima al día de 2.100 calorías por persona, pero este reto a veces es complicado de conseguir, debido a la falta de fondos y a las condiciones de salud de los refugiados.

En cuanto a los niños, se realizan varias actuaciones cuando llegan a los campos de refugiados:

    • Se les proporciona asistencia médica cuando se detectan signos de desnutrición.
    • Se informa a las madres sobre las diversas posibilidades de alimentación que existen en los campos.
    • Se ayuda a las madres embarazadas antes, durante y después del parto y se les informa de que deben amamantar al niño durante los seis primeros meses.
    • Se informa a las madres sobre la necesidad de combinar la alimentación mediante amamantamiento con la artificial.
    • Se suministra a los niños sucedáneo de leche materna cuando es necesario.
    • Se dan consejos prácticos para la alimentación de niños mayores de seis meses.

Erradicar la desnutrición infantil requiere recursos humanos y económicos, por lo que la ayuda de personas como tu es fundamental. Descubre las formas de colaborar con ACNUR y elige la que mejor se adapta a tu situación.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(2 votos, media: 5,00 de 5)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *