Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Niños pobres: África y sus desafíos en materia infantil

niños pobres africa iStockphoto

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

África es el continente con mayores índices de pobreza del mundo. Los numerosos conflictos armados, la inestabilidad política, las sequías de grandes territorios y el alto nivel de corrupción son algunas de las causas de esta situación.

Solo en lo que refiere al África subsahariana, es decir, la región en la que se encuentran los países que no limitan con el mar Mediterráneo, algunas organizaciones calculan que existen 247 millones de niños pobres que no gozan de derechos fundamentales como la educación, la alimentación, la seguridad o el acceso a la sanidad, entre otros.

O dicho de otra forma: en África, dos de cada tres niños son pobres y están en situación de extrema vulnerabilidad, especialmente si se encuentran en países donde proliferan los conflictos armados, la inestabilidad y hay situaciones de emergencia humanitaria.

Niños pobres en África: principales consecuencias

En África están ubicados los 28 países más pobres del mundo, una situación que pone en peligro la supervivencia y el bienestar de los grupos sociales más vulnerables, entre ellos, las mujeres y los niños menores de 3 años. Esto contrasta enormemente con los países más ricos del mundo, entre los que no hay ninguno del continente africano.

La pobreza no es solo falta de dinero. Sus consecuencias a largo plazo pueden resultar irreversibles para las próximas generaciones de africanos, quienes están llamados a liderar un cambio para mejorar las condiciones de vida en el continente.

Los niños pobres en África se enfrentan a numerosos obstáculos en su día a día. La ausencia de recursos básicos para su supervivencia, pero sobre todo las condiciones de vulnerabilidad y el incumplimiento de sus derechos fundamentales dan lugar a otros problemas mucho más graves asociados a la pobreza:

  • Retraso físico y mental. La desnutrición infantil causa deficiencias físicas y mentales en los niños, que son, recordemos, cerca de la mitad de los habitantes de todo el continente. Impide su crecimiento y desarrollo en condiciones normales y, en los casos más graves, les genera graves discapacidades.
  • Proliferación de enfermedades. La pobreza es el caldo de cultivo perfecto para la propagación de virus y epidemias que en condiciones normales podrían tratarse y prevenirse. Según los datos proporcionados por algunas organizaciones no gubernamentales, solo la malaria causa la muerte de 3.000 niños cada día .
  • Altos niveles de orfandad. La muerte de muchos padres por culpa de las guerras o por las condiciones socioeconómicas ha provocado que hoy día haya unos 50 millones de niños huérfanos en África, según calculan algunas ONG.
  • Reclutamiento forzoso y abusos. En los países que sufren guerras, además de los riesgos asociados a la pobreza, los niños tienen una alta probabilidad de ser retenidos forzosamente por bandos en conflicto o de ser reclutados como esclavos sexuales, sobre todo las niñas y las adolescentes.

Medidas para proteger a los niños pobres en África

ACNUR calcula que alrededor del 51% de los refugiados que hay en el mundo son niños. Se trata de menores que han huido de sus hogares y se han convertido en refugiados o desplazados internos en sus países de origen.

Existen muchos otros niños que no figuran en esta estadística por el hecho de no haber sido registrados en los campos de atención y acogida.

La labor de organismos como ACNUR pasa por brindar a los menores la asistencia básica en temas como atención sanitaria, seguridad, alimentación, protección y, sobre todo, educación. Este último punto es crucial para que recuperen su niñez y adquieran nuevas herramientas de supervivencia.

La educación de los niños refugiados es la mejor manera de mantenerlos al margen de los conflictos armados que sufren países como Nigeria, la República Centroafricana, Chad, Somalia y Sudán del Sur, entre otros. A la vez, es la mejor inversión de futuro para que en la edad adulta rompan el ciclo de la pobreza.

Conflicto del Lago Chad: cientos de niños son reclutados como soldados forzoso

¿Sabías que el Lago Chad se descubrió en 1823 por los europeos? Era uno de los lagos más grandes del mundo, pero años más tarde, una sequía dejó el lago prácticamente seco. En los últimos años su agua se ha utilizado para regar los cultivos de la zona. Peo, desgraciadamente, la zona del Lago Chad se ha convertido en un camino de huida para miles de personas que huyen de la violencia.

La crisis humanitaria empezó por Nigeria y cada vez se ha ido extendiendo hasta el punto que hoy afecta a cuatro países: Extremo norte de Camerún, Oeste de Chad, Níger y Nigeria.

En Nigeria un total 2 millones de personas han tenido que huir del país. La situación es extremadamente peligrosa sobre todo para mujeres y niños. Las mujeres y niñas son explotadas sexualmente y los niños son forzados a ejercer de soldados o incluso utilizados como bombas suicidas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(4 votos, media: 2,75 de 5)

Comments

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *