Emergencias

Un brote de difteria amenaza a los rohingyas en Bangladesh

difteria en Bangladesh
Compartir 
Facebook iconTwitter iconCompártelo por email
09/02/2018

“Buenos días, ¿sabes cuáles son los síntomas de la difteria?”. Gracias a un equipo de voluntarios que recorre uno a uno los refugios de los rohingyas en el campo de Nayapara, cada vez más a menudo la respuesta es sí. Allí, un brote de difteria pone en peligro la seguridad de miles de personas. Cuarenta y cuatro voluntarios están ayudando a contenerlo y a facilitar el acceso a servicios médicos y tratamiento contra esta enfermedad que puede llegar a ser mortal.

Difteria en campos de refugiados

44 voluntarios luchan por contener el brote de difteria

Zafor Hossein conoce todos los signos y síntomas de la difteria en los que tiene que fijarse cuando entra en cada uno de los refugios que se esparcen por el asentamiento de Nayapara. Zafor es uno de los 44 voluntarios que se han ofrecido como trabajadores de la salud de este campo, el nuevo hogar de los casi 700.000 rohingyas que huyeron de la violencia en Myanmar a finales de 2017.

Ahora, luchan por contener este brote de difteria, una enfermedad altamente infecciosa de la que ya se han detectado más de 5.000 casos sospechosos.

Cuando Zafor hacía su ruta de reconocimiento, una chica de 17 años llamó su atención: “Tenía el cuello muy inflamado y no podía comer. Encajaba con los síntomas de la difteria. Llamé al doctor y la llevaron al centro médico. Han confirmado que es difteria”. Su decisión puede haber salvado la vida de esta joven y de quienes la rodean.

“Cuando volví, cuatro días más tarde, ella había vuelto a casa y me dio las gracias. Ha sido Dios quien la ha salvado, pero me siento muy bien por haber sido de ayuda y haberme asegurado de que su familia y vecinos están a salvo. Sé que estoy cambiando sus vidas”.

Detectar los posibles signos de esta enfermedad, llevar a las personas afectadas al centro médico y hacer seguimiento de las personas con las que están en contacto es sólo una parte del trabajo de este equipo de voluntarios.

Difteria, una enfermedad mortal de la que existe vacuna

Los síntomas más comunes de esta infección, que puede contagiarse de unas personas a otras por el contacto directo o por vía aérea, son dolor de garganta y fiebre. Si no se trata a tiempo, la difteria puede llegar a ser una enfermedad mortal en más de la mitad de los casos.

Voluntarios como Zafor se forman en difusión de hábitos de higiene, nutrición y salud sexual. A través de ellos, el conocimiento llega a las casas y se difunde entre los refugiados. Además de la difteria, se entrenan para detectar síntomas de cólera o sarampión. En su ronda de visitas, llevan imágenes que muestran a las familias los síntomas en los que fijarse.

Ellos han sido actores clave para parar la difteria antes de que se salga del control.

Brote de difteria Bangladesh

“Los voluntarios ayudan a que nadie caiga en los momentos más difíciles”

Otra voluntaria de 17 años, Shahina, cuenta los nervios que tuvo cuando se enteró de que la enfermedad estaba apareciendo en los campos: “No conocíamos esta enfermedad y al principio estaba un poco asustada. Pero me di cuenta de que estábamos haciendo un trabajo importante, que era un brote serio. Y no quise renunciar”.

Según la Organización Mundial de la Salud, los casos sospechosos de difteria se han estabilizado en unos 30–40 casos por día. La rápida identificación de los síntomas sospechosos y el seguimiento de las personas con las que han tenido contacto ha sido clave para contener su transmisión.

Enfermedades como la difteria pueden prevenirse a través de vacunas inmunológicas para los niños durante su primer año de edad. Con 16€ al mes puedes vacunar a dos niños refugiados cada mes y evitar que enfermedades contagiosas se sigan propagando.

Ayúdanos a protegerles.

 

Noticias