Firma para exigir medidas para abordar la crisis climática

La lucha contra el cambio climático es un objetivo compartido de COMSA Corporación y ACNUR. Por ello, apoyamos su recogida de firmas para exigir a los gobiernos medidas urgentes contra la crisis climática.

179personas han firmado
1%
Quedan 4 meses y 13 días

30,7 millones de desplazamientos forzados por la emergencia climática

9,8 millones de desplazamientos forzados por conflictos, guerra y violencia.

La emergencia climática provoca tres veces más desplazamientos forzados que las guerras y los conflictos. Los desastres naturales generaron 30,7 millones de desplazamientos en 149 países y territorios en 2020.

El coste humanitario de la crisis climática es enorme: desplazamiento forzado, hambre, conflicto, muerte y devastación. Si no hacemos nada, en 2050, 200 millones de personas podrían necesitar anualmente ayuda como consecuencia de la emergencia climática. Las regiones más pobres del planeta son las más afectadas.

ACNUR quiere recoger medio millón de firmas para exigir medidas concretas para hacer frente a la emergencia climática y presentarlas en la próxima Cumbre del Clima (COP 26) del 1 de noviembre.

Desde COMSA Corporación nos sumamos a esta iniciativa: te necesitamos para conseguirlo. La emergencia climática es global y requiere una respuesta urgente. Millones de personas en el mundo ya están sufriendo sus efectos, y muchos otros podrían padecerlos a corto y medio plazo. Antes de lo que pensamos, todos podríamos ser desplazados climáticos. Ante la crisis climática, la inacción no debería ser una opción.

Logo Comsa

 

¿Qué reclamamos?

 
 
“Los impactos de esta crisis son mayores donde la fragilidad y los conflictos han debilitado los mecanismos de supervivencia; donde la gente depende del capital natural para su sustento; y donde las mujeres, que soportan la mayor carga de la emergencia climática, no disfrutan de los mismos derechos”
António Guterres, secretario general de la ONU
 

Inundaciones masivas en Sudán del Sur

Bak, un refugiado sursudanés de 80 años que vive a cincuenta metros del Nilo Azul en Jartum, no recuerda haber visto inundaciones parecidas a las que vio a finales de 2020 en Sudán y que causaron estragos en todo el país. “El agua entraba en mi casa y no podía dormir. El agua siguió fluyendo durante siete días hasta que bajó”, explica Bak.

Situaciones como la de Bak en Sudán son cada vez más frecuentes en todo el mundo. El cambio climático provoca fenómenos meteorológicos como lluvias torrenciales, olas de calor y frío, temporales, huracanes, tormentas tropicales, sequías extremas y las personas refugiadas y desplazadas son las más vulnerables.

ACNUR ofrece asistencia y protección a los desplazados climáticos, cuyos motivos de huida están, en numerosas ocasiones, interrelacionados con los conflictos. También trabaja para socorrer a víctimas de desastres naturales cuando los gobiernos afectados lo solicitan.