Cuatro millones de niñas y niños refugiados no tienen acceso a la escuela

Omaima, niña siria que lucha por la educación de refugiadas

Con 25 €, puedes escolarizar a un niño durante 1 año

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis

La educación es la clave de su futuro.

Más de 30 millones
de niños y niñas viven lejos de sus casas a causa de la violencia
Sólo el 50% de ellos
tiene acceso a educación primaria
1 de cada 5 niños
refugiados puede empezar sus estudios de secundaria
 

Los refugiados se enfrentan a una estancia media de 17 años en un campo

Más de la mitad de los refugiados y desplazados que hay hoy en el mundo son niños y niñas que han visto interrumpidas sus vidas por la violencia. Que los niños puedan continuar formándose, aunque estén en un campo de refugiados, es vital para su desarrollo.

La educación de los niños refugiados es uno de los pilares del trabajo de ACNUR. Dentro de los campos de refugiados montamos escuelas, formamos a profesores, facilitamos formación profesional a los adolescentes y ponemos en marcha espacios especiales de juego para los más pequeños.

Nada de esto sería posible sin tu ayuda, por eso necesitamos tu colaboración para que juntos podamos dar un futuro a millones de niños refugiados y hacer realidad sus sueños. ¡Muchas gracias por tu apoyo!

Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.
“La educación es un medio para ayudar a que las niñas y niños sanen, pero también es fundamental para la reconstrucción de sus países”.
Filippo Grandi
nino_refugiado

Sin educación no hay futuro

Según el informe publicado por ACNUR “Invertir la Tendencia: la Educación de los Refugiados en Crisis”, cuatro millones de niñas y niños refugiados no tienen acceso a la escuela. El estudio muestra que la cifra de matriculaciones está por debajo del crecimiento del desplazamiento forzoso global. Solo el 61 % de las niñas y niños refugiados acude a la escuela primaria, una cifra muy inferior a la la tasa global, que se sitúa en el 92 por ciento.

Un tercio de las niñas y niños refugiados que van a la escuela primaria no se matriculan en la educación secundaria. En total, solo un 23 % de los niños refugiados cursa estudios de secundaria, frente a una tasa global del 84 %. Con respecto a la enseñanza universitaria, apenas un 1 % acceden a ella, mientras que la tasa global está en el 37 %.

Según el informe, el 92 % de los niños refugiados en edad escolar son acogidos por países en desarrollo y necesitan el apoyo financiero de la comunidad interenacional.