Incendio en los campos de refugiados de Cox's Bazar

Incendio en Cox's Bazar

ACNUR lamenta profundamente la muerte de 15 personas refugiadas y el sufrimiento causado por el incendio que se inició la tarde del 22 de marzo en los campos de Cox's Bazar, donde residen actualmente más de 870.000 refugiados rohingya. El fuego está controlado, pero centenares de personas aún permanecen desaparecidas y otras 560 están heridas. Los daños materiales son enormes y miles de refugiados han perdido sus escasas pertenenecias y sus refugios. ACNUR trabaja contra reloj para proporcionar apoyo y protección a 45.000 personas que han perdido sus refugios.

Tipo de aportación
Estos son mis datos personales

Has seleccionado tarjeta como método de pago. En el siguiente paso introducirás los datos de tu tarjeta.

Has seleccionado PayPal como método de pago. En el siguiente paso introducirás tus datos de pago.

Enviando...
Te llamamos gratis
45.000
refugiados rohingya se han quedado sin refugio.
15 refugiados
han fallecido (el número podría crecer en las próximas horas).
339 personas
siguen desaparecidas.
 

La respuesta de ACNUR

El incendio ha afectado a 1500 instalaciones, como albergues, centros de salud, centros educativos, hospitales, puntos de distribución y otras infraestructuras del campo, y ha ocasionado enormes daños materiales. Según las primeras evaluaciones, al menos 10.000 refugios han sido totalmente destruidos o gravemente dañados. Algunos refugiados han sido temporalmente realojados dentro de la comunidad de acogida. 12.000 personas se han refugiado con familiares en campamentos gestionados por ACNUR.

Hay un número indeterminado de personas que han sufrido graves quemaduras. Por eso, ACNUR está proporcionando primeros auxilios y material médico para poder tratar a estas personas. Hasta ahora, alrededor de mil personas han recibido apoyo psicosocial. Las personas en estado crítico están siendo derivadas a servicios de salud más especializados.

Hasta ahora, ACNUR ha proporcionado alrededor de 3.000 mantas, 14.500 lámparas solares, 10.400 juegos de cocina y 11.500 mosquiteras. Junto con sus socios en terreno, también ha proporcionado 49.000 litros de agua y 7.000 bidones, incluida la construcción de 20 letrinas, grifos, tanques de agua, bidones y 500.000 pastillas potabilizadoras. Cuatro camiones cisterna están entregando agua potable a las áreas donde se encuentran los damnificados por el fuego.

Además, ACNUR y sus socios han identificado a 669 menores no acompañados; 647 ya han podido reunirse con sus tutores o cuidadores; los otros 22 permanecen bajo el cuidado de sus familias.

Para cubrir las necesidades de las personas rohingya durante 2021, ACNUR necesitará 294,5 millones de dólares. Hasta ahora, solo se ha conseguido un 16 % de los fondos necesarios para atender esta emergencia.

Las consecuencias del incendio aumentan las necesidades de los refugiados rohingya. ACNUR necesita financiación para dar una respuesta humanitaria y proteger a las personas refugiadas y a la comunidad de acogida en Bangladesh.