Antonio Garrigues Walker, Presidente de Honor

Antonio Garrigues Walker

Presidente de Honor
Junta directiva
Antonio Garrigues Walker, es un reconocido jurista español y presidente de honor del despacho de abogados Garrigues. Ha ostentado el cargo de presidente del despacho desde 1961, cuando contaba con 27 años, hasta el 30 de septiembre de 2014. Además preside la Fundación Garrigues y la Cátedra Garrigues de Derecho Global de la Universidad de Navarra. Destaca su labor como experto legal en inversiones extranjeras en España. Ha asesorado a grandes multinacionales, así como al Gobierno español en materia de legislación económica. Fue el asesor especial del alto Comisionado de Naciones Unidas para refugiados (ACNUR) y actualmente es Presidente de Honor de España con ACNUR.
«Algo huele mal en el mundo rico, que en algún momento tendrá que entender y asumir que hablamos de seres humanos que, al habérseles negado el derecho básico a vivir en sus propios países, adquieren sin reservas el derecho a emigrar y a ser tratados con toda dignidad en aquellos países, como España, que tienen la obligación moral y también jurídica de darles asilo»
Antonio Garrigues Walker, en el artículo La dignidad del refugiado, en ABC.
 

Antonio Garrigues sobre los refugiados

  • El derecho a vivir en su país, ABC

«Podemos aceptar el argumento de que tiene que existir algún límite al número de emigrantes que Europa puede asumir sin daños graves a la estabilidad social. Pero las cifras de las que estamos hablando en estos momentos son perfectamente asumibles si se establece una mínima estrategia común tanto de acogida como de integración. Lo que tenemos que aceptar es que Europa –lo queramos o no, nos guste más o menos– va a ser una zona geográfica de emigración intensa».

  • Charla en la Universidad de Navarra a los alumnos de Economics, Leadership and Governance de la Facultad de Económicas, en Vida Universitaria

«“Todos los seres humanos tienen derecho a vivir en su propio país. ¿Qué pasa cuando no es posible, como en Siria?” planteó Antonio Garrigues a los alumnos ante un problema, que destacó es “global” y no sirio. “Cuando uno pierde el derecho a vivir en su nación hay que entregarle otro: el de vivir en algún país”, interpeló.

De este modo, Garrigues recordó que “un refugiado no es un emigrante, ya que tiene que salir a la fuerza de su país. España y el mundo deben asumir que es una obligación acogerles”.»