Contacta con nosotros900 907 826 / eacnur@eacnur.org

Persépolis, ciudad neurálgica del antiguo Imperio persa

persepolis ciudad

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

El final de esta historia ya lo conocemos todos: Persépolis, la más esplendorosa capital del antiguo imperio persa, fue destruida en tiempos de Alejandro Magno en el año 330 a. C. por razones que aún se desconocen. Lo único cierto es que la causa de la destrucción fue un voraz incendio que consumió casi toda la ciudad.

Para muchos historiadores, este incendio fue el principio del fin de uno de los pueblos más prósperos de la Antigüedad, los persas, que en más de una ocasión desafiaron el gran poderío militar e intelectual que ostentó Grecia durante siglos.

Sin embargo, ¿desapareció realmente la ciudad? ¿Queda algo de la gran Persépolis, esa esplendorosa capital que desde su fundación recibió el título de “Puerta de todas las naciones” y que se mantuvo en pie durante más de 200 años?

Persépolis, la ciudad que marcó toda una civilización

Darío I el Grande, rey de Persia en el año 512 a. C., estuvo obsesionado durante mucho tiempo con la idea construir un inmenso complejo palaciego que, una vez estuviese en pie, pasaría a ser la nueva capital del Imperio persa.

Sin embargo, no podía tratarse de cualquier ciudad. Debía ser una capital majestuosa, la más grande y poderosa que todos los pueblos del Asia meridional hubiesen visto hasta ese momento, una ciudad que se diferenciara de otras capitales como Susa, Ecbatana o la propia Babilona. Fue así como cobró forma el proyecto de Persépolis.

En un principio, Persépolis se levantó sobre una terraza de 12 metros de altura, que se localizaba en medio de la formación rocosa de Kuh-e-Rahmat y bajo las ruinas de una antigua ciudad llamada Uvadaicaya.

El proyecto resultó tan ambicioso que el propio Darío pronto fue consciente de que no llegaría a verlo terminado. Fueron su hijo Jerjes I y su nieto Artajerjes I quienes dieron continuidad a la idea original y levantaron la gran capital.

Se construyó una gran puerta de entrada y un muro de 14 metros que circundó el área interna del complejo. Muy cerca de allí se añadió la famosa apadana, una sala donde tenían lugar las audiencias públicas, que constaba de 72 columnas de 25 metros de altura cada una, así como la escalera de Persépolis, uno de sus principales símbolos.

El complejo, que se terminó en el año 424 a. C., rápidamente se consolidó como el símbolo del poderío persa y albergó las instituciones administrativas más importantes del imperio. Tras su caída ante los griegos, la ciudad decayó progresivamente hasta que en el siglo III d. C. ya solo quedaban sus ruinas.

¿Qué se conserva de la antigua ciudad de Persépolis?

Los turistas que visitan el antiguo emplazamiento de la ciudad de Persépolis, a unos 60 kilómetros de la ciudad de Shiraz, en el estado iraní de Fars, aún pueden disfrutar de las ruinas de esta maravilla arquitectónica.

Por ejemplo, es posible apreciar los relieves del palacio principal en el que se alojaban los reyes del imperio, en cuyos grabados se distinguen figuras de hombres nobles en las que charlan de forma amena o cargan flores y frutos redondos.

Otro atractivo turístico del complejo es el salón del trono, al lado del palacio principal, que consta de 8 puertas de piedra decoradas con relieves y pinturas en honor a los reyes de la dinastía o que retratan algunas escenas de caza.

También se pueden contemplar algunos capiteles y ciertos detalles de la escalera y de la apadana, dos de las edificaciones más emblemáticas de Persépolis.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(2 votos, media: 5,00 de 5)

Comments

Deja un comentario

Tu correo electrónico no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con *