Tiempo estimado de lectura: 3 minutos.

Diferentes personalidades mundiales coinciden en señalar que la guerra de Siria, que cumple ya seis años en activo, reúne todos los ingredientes de un conflicto de grandes proporciones y, aunque aún no ha sido declarada como tal, no dudan en afirmar que se trata de una nueva guerra mundial.

Se trata, desde luego, del primer gran conflicto armado del siglo XXI, cuyas consecuencias son más de 260.000 víctimas mortales, según la ONU, más de 5 millones de refugiados en terceros países y otros 6,3 millones de desplazados internos.

New Call-to-action

Siria, consecuencias similares a una guerra mundial

El impacto social, económico y demográfico de la guerra de Siria en estos seis años es la principal razón para que muchos especialistas no duden en calificar este conflicto como de alcance regional e internacional.

Para empezar, Siria no es el único país afectado por las acciones armadas. Otros como Jordania, Irak, Líbano, Turquía y Egipto se han visto indirectamente involucrados al convertirse en el refugio de cientos de miles de personas, que día a día huyen de sus hogares en busca de zonas más seguras. Algunas de estas personas son acogidas en los campos de refugiados coordinados por ACNUR en las zonas fronterizas, en concreto en los campos de Jordania e Irak.

En este sentido, el caso de Líbano es especialmente paradigmático. Este pequeño país de Oriente Próximo acoge en la actualidad a más de 1 millón de refugiados de Siria, una cifra significativa si tenemos en cuenta que su población es de apenas 4,5 millones.

La emergencia humanitaria también se ha extendido a los países europeos ubicados en la cuenca del Mediterráneo, desde donde muchas personas intentan alcanzar las costas de Europa.

Algunos datos sobre los 6 años de guerra en Siria

Sin embargo, más allá de estas tensiones, lo que realmente hace pensar que el conflicto de Siria se parece cada vez más a una guerra mundial son sus consecuencias, sobre todo el número de víctimas mortales y de personas refugiadas y desplazadas.

Veamos algunos de los datos más destacados de este conflicto:

  • Los más de 5 millones de refugiados que han tenido que abandonar su hogar en busca de un lugar más seguro han huido a países de la zona como Jordania, Líbano, Turquía, Egipto, Irak e incluso Grecia, los cuales se han involucrado de forma indirecta en el conflicto y han debido desplegar mecanismos de atención para asegurar el bienestar de dichas personas.
  • La II Guerra Mundial obligó a que millones de ciudadanos huyeran de sus hogares y se refugiaran en otros países y continentes, principalmente en América Latina y Estados Unidos.  En estos 6 años, Siria ha visto como casi la cuarta parte de su población ha dejado el país por culpa de la guerra hacia países o zonas más seguras.
  • Los niños y las mujeres son los dos grupos sociales más vulnerables en el contexto de la guerra de Siria. Según los últimos datos ofrecidos por Acnur, el 73% de los afectados por el conflicto son mujeres, niñas y niños.
  • Europa quedó parcialmente destruida tras las acciones armadas de la Segunda Guerra Mundial. En Siria, las estimaciones actuales hablan de que el país necesitará al menos 20 años para recuperarse de los efectos de la guerra. El comercio y el turismo marcan un significativo descenso desde el año 2011 y varios monumentos y piezas de su patrimonio cultural han resultado afectados por las acciones armadas.

En marzo de 2017 se cumplió un año más del inicio de los enfrentamientos. Aunque la guerra en Siria no es una guerra mundial en sentido estricto, sus consecuencias cada vez se asemejan más a una guerra de este carácter.

New Call-to-action